Niko Kovac, el germano que ha devuelto la ilusión a Croacia

Niko Kovac, durante un partido./
Niko Kovac, durante un partido.

Fue jugador del Cádiz durante dos temporadas (1992-1994)

DIEGO RUIZ

Dicen que Niko Kovac (Berlín Oeste, 1971) le ha devuelto a Croacia la ilusión. Los últimos resultados en el Mundial habían dejado al país huérfano de un campeonato de fútbol en el que están todos los grandes. Así que el presidente de la Federación Croata de Fútbol, el recordado Davor Suker, decidió el año pasado sustituir a Igor Stimac, exjugador del Cádiz durante dos temporadas (1992-1994), como seleccionador nacional y nombrar como su sustituto a Niko Kovac, un centrocampista con un importante palmarés. Una decisión arriesgada justo antes de que Croacia jugara la repesca para obtener la plaza para el Mundial 2014 ante Islandia. Aunque germano de nacimiento, tiene nacionalidad croata y en sus vitrinas dos bundesligas jugó con los del Bayer, una Copa de Alemania y otra Intercontinental. Asimismo, fue internacional con Croacia en los Mundiales de 2002 y 2006 y las Eurocopas de 2004 y 2008.

Kovac, que hasta su nombramiento tan solo había sido entrenador en cuatro partidos con la selección sub-21, se ha encontrado con una materia prima de primera calidad para sacar a Crocia del ostracismo futbolístico. Con Modriç, Rakitic y el joven Mateo Kovacic en el centro del campo, y Mario Mandzukic en la punta de lanza, su juego es ahora temido por los rivales. La clave de su éxito está en que ha colocado a sus jugadores en sus posiciones habituales y una mayor intensidad de trabajo en la presión.