Marc Wilmots, el líder de la camada

Marc Wilmots, durante un partido./
Marc Wilmots, durante un partido.

Sin cambios estridentes en las convocatorias, el exfutbolista ha conseguido canalizar una brutal catarata de talento y enderezar a alguna de las jóvenes promesas para conformar un combinado realmente a tener cuenta

SERGIO HERRERO

Cuando Marc Wilmots tomó el cargo de seleccionador belga en 2012 muchos dudaban de su capacidad. Ahora, la afición suspira por su continuidad. Sin cambios estridentes en las convocatorias, el exfutbolista ha conseguido canalizar una brutal catarata de talento y enderezar a alguna de las jóvenes promesas para conformar un combinado realmente a tener cuenta.

Su visión del fútbol es la consecución del gol a base de paciencia y elaboración. Una vez por delante en el marcador, busca anestesiar a sus rivales. Así ha sido durante la fase previa, pero en un Mundial no siempre valen los planes preestablecidos, a un nivel donde lo único que importa es el resultado.

El que fuera centrocampista de los Diablos Rojos intentará transmitir a sus pupilos el espíritu que él acostumbraba a mostrar sobre el campo, con el objetivo de llevar a Bélgica lo más lejos posible. Cuando la hinchada del Schalke 04 le puso el apodo de Kampfschwein, sería por algo. Un cerdo luchador al frente de una las mejores camadas futbolísticas del país.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos