Fútbol

El Rey Midas de los banquillos

Campeón. Beñat San José besa el trofeo de campeón después del triunfo de Universidad Católica en Temuco. /
Campeón. Beñat San José besa el trofeo de campeón después del triunfo de Universidad Católica en Temuco.

Beñat San José convierte en campeón a Universidad Católica en Chile como en su día hizo con el Al-Ittihad en Arabía Saudí y el Bolívar boliviano

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

Beñat San José sigue convirtiendo en oro todo lo que toca. Su última obra ha sido ganar la liga chilena con Universidad Católica, un equipo que venía de ser undécimo en el curso anterior. En su primera experiencia con Los Cruzados no ha fallado y se ha adjudicado el título después de liderar el campeonato desde su inicio.

La última jornada, en la que se jugaba el título con Universidad de Concepción, resultó emocionante. Su rival debía ganar en la difícil cancha de Colo Colo pero eso se daba por descontado, ya que esa circunstancia dejaba a su vez fuera de la Libertadores a Universidad de Chile, tercer clasificado y acérrimo rival de Colo Colo. Así que el conjunto de San José necesitaba sumar un punto en su visita al Deportes Temuco. Las cosas no empezaron bien. Al descanso se fueron perdiendo por un penalti marcado por Miguel Aceval. Tras el descanso llegó la reacción y los goles de Jamie Carreno y Andrés Vílches obraron la remontada. Universidad Católica era campeón para satisfacción de los miles de aficionados que les acompañaron en este viaje de 700 kilómetros.

El donostiarra atendía la llamada de este periódico al otro lado del 'charco' en plena celebración del título. «Soy muy feliz porque este campeonato hace justicia con nuestros merecimientos. Ganamos la primera vuelta y ahora lo hemos hecho en el torneo entero», afirma a través del teléfono con la voz algo castigada aún.

Este nuevo éxito se labró en un fulgurante arranque de liga, en el que sumó nueve victorias en diez jornada, algo que solo se había dado dos veces antes desde la fundación de la competición en 1933 y que le permitió batir el récord de Manuel Pellegrini, quien en 1994 había firmado el mejor inicio de la historia con Católica.

En 30 jornadas solo ha sufrido tres derrotas, todas a domicilio. Dos de ellas sucedieron en octubre y fueron las que permitieron que la cabeza de la tabla se apretase. Sin embargo, su fiabilidad le ha permitido entonar el alirón después de ser el conjunto menos goleado con 25 tantos, con una media de 0,83 por encuentro. «Me alegro mucho por los chavales. Tuvimos un plantel muy joven y los muchachos se merecían un final como este», añadía. Ahora regresará pronto a Donostia para disfrutar de la compañía de los suyos y preparar una temporada 2019 que se presenta cargada de atractivos con la participación en la Copa Libertadores.

Un camino lleno de éxitos

Este donostiarra de 39 años que en su día jugó en los juveniles de la Real con Aranburu, Barkero y compañía, dio sus primeros pasos como entrenador en los alevines del Antiguoko antes de ingresar en Zubieta, donde dejó un grato recuerdo. En agosto de 2013, cuando estaba realizando la pretemporada con el Liga Vasca cadete de Mikel Oyarzabal e Igor Zubeldia, entre otros, decidió hacer las maletas y lanzarse a la aventura para entrenar al filial del Al-Ittiah de Arabia Saudí. Le reclutó Raúl Caneda, el que fuera ayudante de Juanma Lillo en la Real y que entonces era el técnico del primer conjunto saudí. El caso es que el gallego fue cesado y Beñat cogió las riendas de los mayores para conquistar la Copa de Campeones unos meses después, convirtiéndose en el técnico más joven en lograrlo.

En 2015 le fichó el Antofagasta chileno, que estaba desahuciado en la clasificación. Su milagro consistió en que, no solo le salvó del descenso después de un brillante torneo clausura sino que lo clasificó además para las eliminatorias de acceso a la Copa Sudamericana, el equivalente a la Europa League de nuestro continente. Ello le valió para fichar en verano de 2016 por el Bolívar, el club más poderoso de Bolivia y que venía de ser séptimo en el anterior campeonato.

En el año y medio que estuvo en este país andino fue una vez subcampeón y dos campeón -allí los campeonatos se hacen a una vuelta-. En ese tiempo solo perdió una vez en casa, en la Copa Sudamericana, y el Bolívar fue el conjunto que más goles marcó en todo el continente en 2017. Nombrado mejor técnico en el pasado en Arabia Saudí, Chile y Bolivia, ahora vuelve a saborear las mieles del triunfo al conquistar la tercera mejor liga de Sudámerica por detrás de la argentina y la brasileña. Con semejantes resultados en otros continentes, la incógnita reside en saber cuándo dará el salto a Europa. Al fin y al cabo, el lenguaje del fútbol es universal.

 

Fotos

Vídeos