El gol de Eneko Romo...

Despedida. Eneko Romo dijo adiós acompañado de los suyos, que se vistieron con las camisetas de todos sus equipos. /
Despedida. Eneko Romo dijo adiós acompañado de los suyos, que se vistieron con las camisetas de todos sus equipos.

El navarro jugó su último partido el domingo en el Stadium Gal tras haber vestido 263 veces la camiseta del Real Unión

BORJA OLAZABAL

El domingo en el Stadium Gal se vieron camisetas del Club Deportivo Pamplona, del Athletic, del Alavés, del Eibar, del Rayo Vallecano, del Lleida, de la Peña Sport y, lógicamente, del Real Unión. Las llevaban los familiares y amigos de Eneko Romo, que jugó su último partido como unionista y deja el fútbol. Se marchó rodeado de los suyos, que recordaron su trayectoria con las camisetas, en el campo donde más veces ha jugado y con la elástica que más veces ha vestido.

La marcha de Eneko Romo no es la marcha de un jugador más. Es la despedida de un jugador que ha hecho historia en el Real Unión. Después de Xixa Otermin, el que más veces ha defendido el escudo unionista. Lo ha hecho durante ocho temporadas, ha disputado 263 partidos y ha marcado goles que nunca se podrán olvidar.

Y es que Eneko Romo es el de 'el gol de Eneko Romo'. Aquel gol en el Santiago Bernabéu que tuvo repercusión mundial. Un 11 de noviembre del 2008 el Real Unión tuvo cabida en todas las tertulias futboleras gracias al testarazo del navarro, que eliminó al Real Madrid.

Pero eso no lo es todo. Romo, con jugadores como el mencionado Otermin, Berruet, Goikoetxea, Juan Domínguez, Larrainzar, Iglesias, Gabarain o Agirre, fue uno de los artífices del último ascenso a Segunda División. En la histórica final contra el Alcorcón, además, fue uno de los goleadores. Marcó el 2-0 y lo hizo, como no podía ser de otra manera, con su cabeza. La grandiosa cabeza de Romo.

El de Pamplona colgó las botas el domingo tras jugar en Gal contra el Leioa la última media hora del partido. Seguro que no fue la despedida que él hubiera imaginado, ya que los irundarras perdieron y se quedaron sin play off, pero recibió el cariño de sus familiares y sus compañeros, que le prepararon una emotiva despedida con 'afari-merienda' y regalos.

Eneko Romo, apenas una hora después de que escuchara el último pitido final de su carrera, contaba emocionado que «ha sido un año de muchas emociones porque sabía que esto se acababa. El cuerpo no da para más y hay que dar paso a otros. Y sobre todo estas últimas semanas también han sido emotivamente muy fuertes. Me he ido haciendo a la idea en casa con los más cercanos y he acabado en el campo muy emocionado porque han estado todos mis amigos y toda mi familia. Ojalá todos los que han jugado al fútbol pudieran disfrutar de un homenaje así».

Pero también reconoció que «tenía la ilusión de haber acabado metiéndonos en el play off. Hubiera estado bien ponerle fin a esto haciendo algo que se recordara para siempre, pero el fútbol tiene estas cosas. Hemos tenido un mal final de temporada, pero no creo que mi último año haya sido malo».

Romo ha jugado a fútbol y lo ha hecho durante mucho tiempo. Veinte temporadas desde que acabó su etapa juvenil entre Segunda y Segunda B y un millón de historias. «He estado en muchos sitios y en todos he disfrutado y he aprendido muchas cosas. Tengo recuerdos de cada equipo que siempre se van a quedar conmigo».

Para recuerdos, aquella mágica temporada 2008/2009 con el ascenso a Segunda con el Real Unión y la eliminación al Real Madrid, aunque Eneko Romo se puso nostálgico cuando echó la vista atrás y recordó que «a nivel de partidos está claro cuáles son los más recordados. Cualquier eliminatoria de Copa, la eliminatoria contra el Real Madrid, jugar un play off de ascenso y subir como lo hicimos... pero lo que más me queda son las personas. Gente como Luis Yerga o Angelito 'Soarte', que se han ido y que han vivido conmigo muchas cosas. Esos recuerdos son muy especiales. Además de todos los compañeros, entrenadores o directivos. Tengo muy buenos recuerdos de este club y me emociona pensarlo».

Domingos sin fútbol

Con el adiós futbolístico comienza una nueva etapa para Eneko Romo, esa en la que, de momento, no habrá fútbol los domingos. «Ahora parece que estoy ante un vacío y no se lo que va a pasar, pero espero seguir ligado al fútbol. Aunque ahora quiero disfrutar de mis hijos y tener los fines de semana libres, que en casa me lo están pidiendo hace mucho».

El fútbol de bronce pierde a uno de sus grandes referentes. Eneko Romo se retira.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos