Jornada 20

El Valencia remonta para soñar

Rodrigo, en una acción ante Pione Sisto. / Salvador Sas (Efe)

Ferrán Torres y Rodrigo voltean el tanto inicial de Araujo y dan la victoria al equipo de Marcelino

EFEVigo

El Valencia confirmó su recuperación con un importantísimo triunfo (1-2) en Balaídos, después de remontar, con goles de Ferrán y Rodrigo, al Celta de Vigo, que se hunde en la clasificación tras encadenar su cuarta derrota seguida.

El miedo a perder sujetó a ambos equipos en el primer tiempo. Se asumieron pocos riesgos porque lo prioritario era mantener la portería a cero. El Celta estaba con el freno de mano puesto; el Valencia tenía el balón pero tampoco arriesgaba demasiado.

La falta de ambición de su rival animó al equipo de Marcelino a dar un paso adelante. Volcó su juego hacia la banda, donde Cheryshev hacía daño con sus carreras. De un centro suyo que remató Rodrigo llegó el primer aviso.

1 Celta

Rubén Blanco; Hugo Mallo, Roncaglia, Araujo, Juncá; Jozabed, Lobotka; Pione Sisto (Hjulsager, m.81), Brais Méndez, Boufal (Emre Mor, m.70); y Maxi Gómez.

2 Valencia

Neto; Piccini, Garay, Gabriel Paulista, Gayá; Carlos Soler (Ferrán, m.61), Parejo, Coquelin (Wass, m.78), Cheryshev (Gameiro, m.61); Santi Mina y Rodrigo.

Goles:
1-0, m.40: Araujo; 1-1, m.71: Ferrán; 1-2, m.84: Rodrigo
Árbitro:
González González (colegio castellano-leonés). Amonestó a Jozabed, Brais Méndez y Hugo Mallo, por parte del Celta de Vigo, y a Carlos Soler y Gabriel Paulista por parte del Valencia.
Incidencias:
Encuentro correspondiente a la vigésima jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio municipal de Balaídos ante 15.688 espectadores. Antes del choque se guardó un minuto de silencio en memoria de Manuel de Castro García y Luciano Miranda 'Marcial'.

Al Celta le quemaba el balón. Y el Valencia pudo golpearle con un rápido contraataque que ni Santi Mina ni Rodrigo supieron finalizar con acierto. El primero tardó en armar su pierna; al segundo le sacó su disparo cruzado el central Araujo.

Eran los mejores minutos del Valencia, que disfrutó de otra buena oportunidad sobrepasada la media hora con un disparo de Carlos Soler que desvió Rubén. Perdonó el equipo valencianista, como muchas otras veces este curso, y el Celta resucitó.

Primero avisó con un disparo de Pione Sisto, tras un monumental error de Rodrigo que propició el contraataque conducido por Brais; y después Araujo explotó un desajuste defensivo en un saque de esquina, que llegó tras un error infantil de Coquelin que dejó a Boufal sólo ante Neto, que se lució para enviar el balón a córner.

Parejo, con un gran golpeo, rozó el empate en el descuento del primer acto pero Rubén lo evitó con una buena mano. Demasiado premio para el Celta; excesivo castigo para el Valencia, que se reactivó en la segunda parte con la entrada de Ferrán y Gameiro. Hasta ahí apenas dañó a un Celta que sin Aspas se vuelve mucho más vulnerable.

El Valencia se volcó y encontró su premio con un buen remate de Ferrán. Y ese 1-1 hundió a los de Cardoso, sin reacción, demasiado encerrados en su campo. Santi Mina y Garay pudieron certificar la remontada pero Rubén Blanco, el mejor de los suyos, mantuvo la igualdad. Poco duró. A falta de siete minutos Rodrigo sacó a relucir las carencias defensivas celestes para sellar la recuperación valencianista.

 

Fotos

Vídeos