Cábalas y sospechas en la Liga más cara del siglo

Diego Costa, durante un partido./
Diego Costa, durante un partido.

El Atlético es el único que depende de sí mismo y le valen cuatro puntos para ser campeón.

MARCOS G. MERINOmadrid

El gol en propia de Filipe Luis en Valencia y los empates in extremis de Ángel Lafita en Barcelona y de Cristiano Ronaldo en el Bernabéu han dinamitado la Liga a falta de dos jornadas y han disparado la compra de calculadoras por parte de aquellos aficionados que ansían celebrar el título tras el pitido final de la jornada 38ª. Atlético de Madrid, Barcelona y Real Madrid están protagonizado una lucha titánica por conquistar el campeonato más caro del siglo. «Ahora la Liga es mucho más divertida», afirmó Simeone tras el inesperado pinchazo de los suyos.

Los rojiblancos, actuales líderes, son los únicos que dependen de sí mismos, como indicó Villa en la presentación de sus nuevas botas: «La única realidad es que ganando lo que nos queda seremos campeones». A pesar de que caer ante el Levante suponía perder su red de seguridad, el empate del Real Madrid ante el Valencia le ha devuelto parte del crédito perdido. Las casas de apuestas y, lo más importante, las matemáticas, están del lado de ese meritorio equipo que ha roto el binomio existente en los últimos años. El conjunto colchonero necesita cuatro puntos en dos partidos para conseguir la 'décima'. Para ello tendrá que recibir en el Calderón a un Málaga virtualmente salvado y visitar a un Barcelona al que el gol de Cristiano ha dado vida y, a la vez, ha metido en un buen lío.

¿Luchar por la Liga hasta el final y arriesgarse a que la gane el máximo rival, o dejarse caer y que la gane el Atlético a modo de mal menor? Cerezo, presidente rojiblanco, ofreció su punto de vista en RAC1: «Si el Barça no se juega nada, ¿Qué hará? ¿Matarse? ¿Arriesgarse a que los jugadores se lesionen a final de temporada? Creo que, si no se juegan nada, harán un partido de entretenimiento». El asunto es que, matemáticamente, y a falta de que hable el Elche, el Barça sí se juega algo. Lo dijo Xavi el pasado sábado: «Salvo milagro perdimos la Liga». Y se dio el milagro.

El Barça sería campeón de Liga ganando a Elche y a Atlético.si no fuera por el gol que marcó Cristiano en el 92' ante el Valencia. Ahora necesita que el Real Madrid empate o pierda otro partido. Si culés y merengues lo ganaran todo de aquí al final, el conjunto entrenado por Ancelotti conquistaría su 33ª Liga gracias al punto obtenido con ese tanto. El italiano, al final del encuentro, destacó esa circunstancia: «Perder era perder la Liga. El gol de Cristiano nos da opciones».

Doble 'match ball'

El conjunto blanco, con un partido menos, es el que más rivales tendrá que vencer para hacerse con la gloria, ya que jugará fuera contra Valladolid y Celta, donde Luis Enrique querrá hacer un favor a 'su' Barça, y despedirá la temporada en el Bernabéu ante el Espanyol, rival histórico de los barcelonistas pero que, cosas del destino, puede ayudar a la machada de los del Tata. Eso sí, si el Madrid lo gana todo aún tendrá que esperar a que o Málaga o Barça derroten a los vecinos rojiblancos. Lo dicho: un dilema para los azulgrana ya que, en caso de llegar los tres equipos con opciones hasta la jornada final, pueden ganar en el Camp Nou al líder y regalarle la Liga al Madrid, o perder o empatar y dársela al Atletico.

Pero no todo en el fútbol de Primera es ser campeón. Athletic, que jugará la previa de la Champions, y Sevilla, Real Sociedad y Villarreal, que estarán en la próxima Europa League, han hecho sus deberes a tiempo y vivirán las dos últimas jornadas, en horario unificado a las siete de la tarde, con la tranquilidad de no jugarse nada. La situación se complica en el descenso, donde a estas alturas hay seis equipos implicados además del Betis, que ya sabe que el año que viene jugará en Segunda.

En estos momentos Osasuna y Valladolid ocupan las dos plazas restantes con 35 puntos, pero Getafe y Almería, con sólo uno más, no deben respirar tranquilos. Elche y Granada aún no están matemáticamente salvados. La lucha abajo será encarnizada, un matar o morir, con enfrentamientos entre los implicados y cuya permanencia pasa, seguramente por un Granada-Almería y un Valladolid-Granada. El Getafe, por su parte, se la juega con dos equipos sin nada que disputar: Sevilla y Rayo. Además, el descendido Betis será juez de la permanencia al recibir a los pucelanos y visitar a los navarros.

Jornada 37

Levante - Valencia

Atlético - Málaga

Elche - Barcelona

Getafe - Sevilla

Villarreal - Rayo

Athletic - R. Sociedad

Granada - Almería

Betis - Valladolid

Espanyol - Osasuna

Celta - R. Madrid

Jornada 38

Barcelona - Atlético

R. Madrid - Espanyol

Rayo - Getafe

Osasuna - Betis

Almería - Athletic

Sevilla - Elche

R. Sociedad - Villarreal

Valencia - Celta

Málaga - Levante

Valladolid - Granada