Resumen 2018

La Liga de Naciones y el camino hacia la Euro coral

Jedvaj celebra uno de los goles con los que Croacia tumbó a España en Zagreb. /Antonio Bronic (Reuters)
Jedvaj celebra uno de los goles con los que Croacia tumbó a España en Zagreb. / Antonio Bronic (Reuters)

La nueva competición vivió una dura lucha por llegar a la 'final four' y permitirá a varias selecciones tener la opción de disputar la Eurocopa por primera vez

JACOBO CASTROMADRID

Hasta 2018, los partidos de selecciones sólo llamaban la atención de gran parte del público, como mucho, una vez al año, con la disputa de Mundiales o de torneos continentales como Eurocopas o Copas América. El resto de encuentros de los equipos nacionales, encuadrados en lo que se denomina 'fechas FIFA', suponían, salvo alguna excepción, un estorbo para jugadores y aficionados, ambos centrados en las competiciones de clubes. Quizá por la cada vez mayor pérdida de interés por parte del público en estos partidos, la UEFA quiso poner remedio.

Teniendo en cuenta que era imposible eliminar los partidos de fase de clasificación para los grandes torneos veraniegos, donde el 90% resultaban ser intrascendentes para las selecciones más potentes, el máximo organismo del fútbol europeo pensó una manera de, al menos, hacer interesantes los muchas veces soporíferos amistosos que se disputaban en su continente. Así alumbró la Liga de Naciones, un torneo que se puso en marcha en 2018.

Pero el propósito de esta nueva idea no era sólo hacer más interesantes las 'fechas FIFA'. La UEFA miró más allá y entendió que esta competición era un trampolín ideal para llevar a cabo un objetivo que antes había sido difícil de lograr: que las selecciones de menor nivel tuviesen la opción de jugar la Eurocopa sin la necesidad de conseguir el pase en la fase de clasificación. Un proyecto revolucionario que, al menos en su primera edición, ha demostrado ser un auténtico éxito.

El resumen de la competición es claro. Se disputa cada dos años, se divide en cuatro divisiones con diferentes grupos en cada una de ellas. Ser campeón de grupo en la Liga A conduce a una 'final four' por el título en verano; imponerse en el resto de categorías permite ascender de división y tener la opción de jugar una eliminatoria de acceso a la Eurocopa independientemente de cuál sea el puesto de la selección de turno en la fase de clasificación. Quienes quedan últimos de grupo, en todas las divisiones menos en la cuarta, descienden de categoría.

Emoción hasta el final

Fue así como, aún con el sabor del Mundial de Rusia en el paladar, en septiembre de 2018 se inició la andadura de la Liga de Naciones. Para las selecciones que lo habían hecho bien en la cita veraniega, era una oportunidad para reafirmarse; para las que habían decepcionado era una manera de volver a ilusionar a su gente. Y lo cierto es que hubo un poco de ambas cosas, todo ello en el contexto de una gran emoción que duró hasta el último partido.

La primera división acaparó las miradas de la mayoría. La posibilidad de acceder a una 'final four' por un título en verano resultaba muy atractiva para las doce selecciones presentes en esa categoría. Cuatro equipos -España, Bélgica, Portugal y Francia- tomaron la cabecera rápidamente, pero sólo uno de ellos acabó consiguiendo el billete para la pelea final por el título. Fueron los lusos, que no contaron con Cristiano Ronaldo pero mantuvieron de principio a fin un nivel similar que les permitió clasificarse.

El mayor ejemplo de ir de más a menos fue España. Con Luis Enrique como nuevo jefe del vestuario, la selección comenzó ganando en Wembley por 1-2 a Inglaterra y arrasando a Croacia, la subcampeona del mundo, por 6-0. Todo hacía indicar que los españoles estarían en la 'final four' pero dos derrotas, ante Inglaterra por 2-3 y frente a Croacia por 3-2, dejaron a los de Lucho pendientes de un empate entre croatas e ingleses en la última jornada. Finalmente, y aunque estuvo cerca de producirse, un tanto de Harry Kane en los últimos minutos dio el pase a los 'pross'. Casos parecidos fueron el de Francia, campeona del mundo, que se vio superada a última hora por Holanda, y el de Belgica, que acabó siendo goleada por Suiza y quedándose fuera de la lucha por el título. También hubo espacio para las decepciones en esta Liga A, con Alemania, que tras un horrible Mundial confirmó su mal momento cayendo de categoría tras sumar únicamente dos empates y dos derrotas en su estreno en esta nueva competición.

En el resto de divisiones destacaron selecciones como Finlandia y Noruega (Liga C), o Kosovo, Bielorrusia, Macedonia o Georgia (Liga D), que además de ascender de categoría, tendrán la opción de jugar la Eurocopa de 2020, lo que podría ser la primera vez para muchas de ellas en un torneo de estas características.

2018 ha sido el inicio de un fútbol europeo cada vez más global de la mano de la Liga de Naciones, que ha convertido los aburridos amistosos en partidos que enganchan al público como las grandes citas veraniegas.