Cuartos | Vuelta

El Liverpool tira de eficacia en Do Dragao

Salah pugna con Telles. /Andrew Boyers (Reuters)
Salah pugna con Telles. / Andrew Boyers (Reuters)

El vigente subcampeón, a merced del Oporto durante casi media hora, sepulta al equipo luso en la primera que tiene y golea con espacios

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

Tras el 2-0 de Anfield, el Liverpool tiró de eficacia en Do Dragao, donde después de ser dominado por completo durante 25 minutos por un Oporto sin pegada, sentenció su pase a las semifinales para citarse con el Barça en una eliminatoria que promete y que se decidirá el 30 de abril en el Camp Nou y el 7 de mayo en terreno británico. A falta de brillantez, control y fútbol, el vigente subcampeón de Europa se aprovechó de la falta de contundencia de los portugueses y, con un gol concedido por el VAR en la primera llegada de peligro que tuvo, el equipo de Jürgen Klopp apagó entonces de cuajo el entusiasmo y el empuje del Oporto y de sus aficionados. Cuando ya mejoró y equilibró el duelo el Liverpool en la segunda parte, el equipo inglés fue demoledor con espacios. Marcaron los tres integrantes del letal tridente de ataque del Liverpool y el Oporto, sin gol hasta que Militao logró el del honor a balón parado, no tuvo derecho a soñar, recibiendo demasiado castigo en un cruce muy desequilibrado.

La ambición, el juego y las ocasiones fueron del conjunto luso durante casi media hora, pero el Liverpool aguantó las embestidas estériles de los locales y le bastó un pase de Salah y un remate de Mané, que se encontraba en línea, para certificar su presencia en semifinales por segundo año consecutivo. Ese tanto fue un auténtico jarro de agua fría para el Oporto, que comprobó entonces de forma cruel dónde radican algunas de las principales diferencias entre grandes y modestos. El Liverpool prefirió especular, echarse atrás y jugar al pelotazo tras la importante ventaja conseguida en la ida en su campo, pero en cuanto se le presentó una oportunidad no perdonó. Todo el trabajo y el buen fútbol del Oporto en un largo tramo del encuentro se fue al traste en un par de minutos, los que transcurrieron entre el disparo a la red de Mané y la revisión de la jugada por el videoarbitraje, cuando en un primer momento dio la impresión de que el delantero senegalés se encontraba en fuera de juego. Gracias al VAR se acabó entonces con la incertidumbre y murió el Oporto, aunque el conjunto luso no quisiese rendirse ante rival de tanto oficio y potencial.

No le quedaba otra al Oporto que ser ofensivo desde el pitido inicial, pero lo que no se esperaba fue la pobre primera parte del Liverpool, que totalmente dominado por el equipo luso estuvo a merced de los locales durante todo ese período, aunque se planta en semifinales nada menos que con seis goles a favor, y con Casillas vendido en la mayoría de ellos. Klopp decidió reservar a Firmino para no disponer de su temido tridente hasta la segunda parte y la apuesta le salió muy bien al técnico alemán, aunque el conjunto 'red' se arriesgase demasiado al principio ante unos 'dragones' encendido. Hasta que Mané consiguió su cuarto gol en la presente Champions, los mismos que suman Salah y Firmino. El egipcio no ofreció su mejor versión en Do Dragao y jugó bastante peor que en la ida, pero sin embargo, sí encontró portería gracias a la suerte que mejor domina el Liverpool, la del contraataque.

1 Oporto

Casillas, Militao, Pepe, Felipe, Alex Telles, Otávio (Soares, min. 46), Danilo, Herrera, Corona (Fernando, min. 78), Marega y Brahimi (Bruno Costa, min. 81).

4 Liverpool

Alisson, Alexander-Arnold (Joe Gomez, min. 66), Matip, Van Dijk, Robertson (Henderson, min. 71), Wijnaldum, Fabinho, Milner, Salah, Mané y Origi (Firmino, min. 46).

ÁRBITRO:
Danny Makkelie (Holanda). Tarjetas amarillas a Mané y Pepe.
GOLES:
0-1: min. 26, Mané. 0-2: min. 65: Salah. 1-2: min. 68: Militao. 1-3: min. 77: Firmino. 1-4: min. 84: Van Dijk.
INCIDENCIAS:
Partido de vuelta de cuartos de final de la Liga de Campeones 2018-2019, disputado en el estadio Do Dragao.

Con espacios, robando y con velocidad, el actual líder de la Premier es un huracán, relanzado por tres delanteros que hacen muy poderoso al Liverpool, que aunque estuviese decepcionante, supo sufrir en el primer tiempo para endosar después al Oporto la derrota más amplia de su historia en su campo. La goleado incluso pudo ser más amplia si Mané hubiese estado más acertado, porque Casillas no tuvo demasiado trabajo pero aun así se llevó media docena, un gol más que los que encajó la pasada temporada José Sá en la eliminatoria, tras el 0-5 en Drogao, en la ida de octavos de la Liga de Campeones.