Semifinales | Vuelta

Lucas Moura desata la locura del Tottenham en Ámsterdam

Lucas Moura celebra uno de sus tres goles. /EFE
Lucas Moura celebra uno de sus tres goles. / EFE

Tres goles del brasileño dan la vuelta a un parcial de 3-0 en la segunda parte, el último en el 95', cuando todo el Ajax ya perdía tiempo pensando en la final

MIGUEL OLMEDAMADRID

La Champions 2018-19 será recordada como un cementerio de cronistas, tertulianos con la verdad absoluta y 'tipsters' de casas de apuestas 'online'. Cansado del aburrido dominio madridista en los últimos años, el 'Dios Fútbol' ha preferido lanzar los dados y volcar el tablero, por ver qué pasa. Y lo que pasa es que, por primera vez en la historia, jugarán la final dos equipos ingleses... Que nunca han ganado la Premier League, desde que se creó como tal en 1992.

El Tottenham de Mauricio Pochettino se ha abonado a las remontadas con la soga al cuello. En cuartos de final, el VAR acudió en su ayuda cuando Pep Guardiola ya se había recorrido la línea de banda celebrando la remontada, y esta vez, en semifinales, fue él quien festejó con lagrimas una victoria no apta para cardíacos que lleva nombre y apellido: Lucas Moura.

La noche del 8 de mayo hará justicia a la carrera del brasileño, que en 2012 llegó a Europa como el escudero de Neymar en las inferiores de la 'Canarinha'. En el París Saint Germain nunca confirmó ser lo que apuntaba y que por fin, siete años más tarde, ha demostrado -al menos por un rato- un futbolista de talla mundial.

2 Ajax

Onana, Mazraoui, De Ligt, Blind, Tagliafico, De Jong, Schöne (Veltman, min. 60), Ziyech, Van de Beek (Magallán, min. 90), Tadic y Dolberg (Sinkgraven, min. 67).

3 Tottenham

Lloris, Trippier (Lamela, min. 81), Alderweireld, Vertonghen, Rose (Davies, min. 82), Wanyama (Llorente, min. 46), Sissoko, Dele Alli, Eriksen, Lucas Moura y Son Heung-Min.

goles
1-0, min. 5: De Ligt. 2-0, min. 35: Ziyech. 2-1, min. 55: Lucas Moura. 2-2, min. 58: Lucas Moura. 2-3, min. 95: Lucas Moura.
árbitro
Felix Brych (Alemana). Tarjetas amarillas a Sissoko, Dolberg, Rose, Ziyech y Onana.
incidencias
Partido de vuelta de semifinales de la Liga de Campeones, disputado en el Johan Cruyff ArenA.

Más información

En los segundos 45 minutos del Johan Cruyff ArenA, Lucas Moura recitó de carrerilla el manual del segundo delantero. Primero, golpeó al espacio en un contragolpe de Danny Rose y Dele Alli. Acto seguido, recogió un mal rechace de Onana -que había salvado bajo palos justo antes-, caracoleo entre los defensas y marcó en el único recoveco que dejaban las piernas 'ajacieden'.

Pero Lucas se guardaba lo mejor para el final. Tan al final que si se descuida se le hace tarde. Corría el 95, con el tiempo ya cumplido y Onana amonestado por perder tiempo en el último saque de puerta, pero todavía quedaban segundos para un pelotazo desesperado. Llorente, imperial en su función de hombre-boya, se impuso a De Ligt descuadrando la defensa de un Ajax taquicárdico y Lucas aprovechó el caos para mandar a la jaula los sueños del Ajax, en memoria de Johan Cruyff, que ya se veía en una final de Champions 23 años después. Para el Tottenham, será la primera.

El plan de Ten Hag se había caído ya antes de empezar el partido, con la lesión de Neres en el calentamiento, que desdibujó un once que media Europa se sabía de carrerilla. La mejor versión del Ajax se ha visto con Tadic de falso nueve y en la izquierda, aunque tiene calidad para decidir partidos, es otro mundo, sobre todo porque Dolberg, a la postre su sustituto en el frente de ataque, ni está ni se le espera para jugar semfinales europeas.

En cualquier caso, la suerte parecía sonreír al Ajax, tocado por una varita desde que visitara el Santiago Bernabéu. Matthijs de Ligt no necesita el permiso de controladores aéreos cuando la pelota sobrevuela el área rival: contempla el panorama, se eleva, arrasa con todo y aterriza para celebrar el tanto. Minuto cuatro y la eliminatoria en el bolsillo...

Al Tottenham, en todo caso, no se le podía negar la voluntad de remontada, agarrado primero al coreano Heung Min Son, que tuvo dos clarísimas -una de ellas al poste- antes de que Ziyech marcase el que se intuía 2-0 definitivo con un zurdazo inalcanzable para Lloris.

Tras el descanso, Mauricio Pochettino quemó sus cartuchos con Fernando Llorente, un futbolista mucho más efectivo que efectista, y eso que los años no perdonan. Empequeñeció a De Ligt por primera vez esta temporada y, más importante, liberó espacios para que Lucas galopara donde más cómodo se siente, de fuera a dentro.

Con el empate a dos, Ziyech alertó del peligro neerlandés al contragolpe, aunque esta vez el calibre de su zurda presentó un error milimétrico. El poste izquierdo de Lloris alentó al Tottenham a buscar la remontada con un último aliento. Y Vertonghen cabeceó al larguero. Y Veltman salvó el 2-3 sobre la línea. Y el chut de Son se marchó alto. Y finalmente, Lucas hizo historia.