Donosti Cup

Una labor impagable ayudando a cumplir sueños

Los Dragones de Lavapiés junto a Iñigo Aramburu, de Reale Seguros/Real Sociedad
Los Dragones de Lavapiés junto a Iñigo Aramburu, de Reale Seguros / Real Sociedad

De la mano de Reale Seguros, los Dragones de Lavapiés y el Diamond Child de Sierra Leona visitaron las instalaciones de Zubieta

IZASKUN SALGADO

La Fundación Donosti Cup lleva años trabajando con el objetivo de ser un torneo para todos los niños y niñas del mundo. Por ello, busca ayudar a futbolistas de cualquier parte del mundo que vivan situaciones difíciles que no les permitan venir a jugar a Donostia. Así, desde su creación, han invitado a numerosos equipos de los cinco continentes a venir a la capital guipuzcoana y poder disfrutar del deporte que tanto les gusta y conocer, aprovechando la ocasión, nuestro territorio y cultura.

De la Asociación Chernóbil, de Bagdad, de Irak… Son muchos los equipos que a lo largo de los años han recibido la ayuda de la Fundación Donosti Cup, y en esta vigésimo octava edición del torneo no podía ocurrir de diferente manera. En esta ocasión son seis los clubes que han sido invitados a disfrutar de esta preciosa experiencia: uno de Sierra Leona, cuatro de Palestina y uno del barrio madrileño de Lavapiés.

Por primera vez en su historia, la Donosti Cup ha contado con la participación de un club, Champions, llegado desde la Franja de Gaza, que aunque en un principio su presencia estaba en el aire, finalmente ha podido llegar a la capital guipuzcoana. De Palestina llegan también el equipo de la ONG Not To Forget, formado por un grupo de chicas del campamento de refugiados de Yenin; Al Bustan, llegados desde una zona paulatinamente ocupada por asentamientos israelíes y que buscan que los jóvenes tengan la oportunidad de disfrutar con el deporte; y el club Rawahel Charitable Society, que participa con tres equipos.

Recibidos en Zubieta

La mañana de ayer fue, si cabe, más especial todavía para los equipos Diamond Child, llegado de Sierra Leona y formado por jóvenes entre los que se encontraban niños huérfanos por ébola o hijos de soldados de la Guerra; y Dragones de Lavapiés, un proyecto con el que a través del deporte buscan inculcar a los más jóvenes valores como el juego limpio, el respeto por la diversidad y la inclusión. Sus integrantes fueron obsequiados con diferentes regalos por parte de uno de los patrocinadores oficiales del torneo, Reale Seguros, y además fueron recibidos también por Mikel Ubarrechena, vicepresidente de la Real Sociedad, quien les enseñó las instalaciones. No faltaron a la cita Iñigo Olaizola, director de la Donosti Cup, y Iñigo Aramburu, de Reale Seguros.

Más

Los chicos se mostraron muy felices durante todo el acto e incluso los jóvenes de Sierra Leona se animaron con algunos bailes típicos de su país. Uno de los momentos más bonitos lo vivieron cuando los jugadores de ambos equipos formaron un pasillo por el que salieron a entrenar los integrantes de la primera plantilla realista. La jornada finalizó con una actividad de precisión en una portería en la que los Dragones de Lavapiés compitieron con niños del campus de la Real.

Por la tarde, de la mano del Santander también tuvo lugar el tradicional Partido de Entrenadores en las instalaciones de Zubieta.