Jorge Vilda ante su primer Mundial