«El día que Jordi Alba nos ganó 22-0»