Fútbol

Fractura en el eje del fútbol base al retirarse el Eibar del convenio

Fractura en el eje del fútbol base al retirarse el Eibar del convenio

La Diputación ha convocado a todas las partes a una reunión para resolver el desencuentro, pero aún no hay fecha

IÑAKI IZQUIERDO

El convenio del fútbol base de Gipuzkoa no es solo la viga que sujeta toda la estructura del deporte formativo en el territorio sino el eje de su filosofía. La forma de entender el fútbol en Gipuzkoa, que se ha forjado a lo largo de los años, con la cantera como razón de ser.

La decisión de abandonar ese convenio adoptada por el Eibar sitúa al club de Ipurua fuera de esa comunidad compacta que forma el fútbol formativo guipuzcoano (todos los clubes participan del convenio) y, de facto, indica una voluntad de emprender su propio camino, al margen de la estructura que tutela la Real Sociedad con apoyo de la Diputación de Gipuzkoa y avalada por la Federación Guipuzcoana de Fútbol.

Desde la plaza de Gipuzkoa se ha convocado a la partes a una reunión para tratar de solucionar el desencuentro. Aún no tiene fecha, pero el diputado de Deportes, Denis Itxaso, dejó claro este miércoles que no permitirá «dos pirámides» en la organización del fútbol guipuzcoano, una liderada por la Real y otra, por el Eibar. También alertó del riesgo de fractura. «No podemos dar al traste con el milagro guipuzcoano de generación de talento futbolístico. Sería una irresponsabilidad por todas las partes».

La Diputación aporta millón y medio anual, la Real añade otro tanto y reparte la suma total a los clubes

El convenio -que lleva años sin ser renovado- es un acuerdo por el cual la Diputación, que tiene las competencias sobre el deporte formativo en el territorio, reparte subvenciones a todos los clubes. La cifra anual es cercana al millón y medio de euros. Ese dinero no lo reparte directamente sino que se lo entrega a la Real a través de su Fundación para que esta lo distribuya a los equipos. La entidad blanquiazul añade una cantidad idéntica a la que aporta la Diputación y ese total, unos tres millones, es lo que va al fútbol base de Gipuzkoa, incluyendo una parte para Zubieta, que la Real considera estructura de base del fútbol guipuzcoano.

El sistema cuenta con el aval de la Federación Guipuzcoana, que hace unos años propuso encargarse del reparto, pero no se llevó a cabo. Hay clubes partidarios de que se produzca el cambio. En Bizkaia, por el contrario, es la Federación la que distribuye el dinero en un acto que se celebra cada año.

El convenio del fútbol base tiene un componente económico, pero también de soporte logístico y técnico, ya que la Real aporta sus entrenadores y sus instalaciones para la tecnificación, seguimiento y apoyo a todos los niveles de jugadores y técnicos de los clubes convenidos, con Zubieta como eje.

La Real Sociedad invierte más de seis millones de euros cada año en su cantera, donde se incluye el convenio. Es entre un 8% y un 9% del presupuesto del club blanquiazul, que no hizo ayer declaraciones sobre el asunto.

A la hora de justificar su decisión de descolgarse del mismo, el Eibar -que declinó dar más explicaciones- denunció «falta de respuesta» a sus propuestas. El diputado de Deportes, Denis Itxaso, respondió que no conoce esa propuesta porque nunca la ha detallado «en papel».

El club armero cumple su quinta temporada en Primera y considera que ese estatus debe ser reconocido en el convenio. En este tiempo, el Eibar ha ampliado su estadio, ha iniciado los trámites para construir una ciudad deportiva y ha comenzado una labor de captación en su entorno geográfico. También ha convertido al Vitoria, de Álava, en su filial.

El Eibar no acepta el modelo piramidal del fútbol guipuzcoano, con la Real en la cúspide. Este esquema, a su juicio, «no se ajusta a nuestra realidad, ni por ser equipo de Primera ni por lo que invertimos en la cantera, que alcanza un 2% del presupuesto. Queremos un diseño diferente al resto de clubes», señaló en su nota.

La entidad que preside Amaia Gorostiza, impulsada por su éxito deportivo y los derechos televisivos, está embarcada en un proyecto para tratar de asentarse en la máxima categoría y convertirse en un competidor directo de Real y Athletic a la hora de la captación.

Por supuesto, en los despachos de Anoeta e Ibaigane este movimiento estratégico armero no ha pasado desapercibido, por lo que tiene de amenaza para sus estructuras de trabajo.

La Real mantiene una posición preeminente en el fútbol guipuzcoano, por tradición, tamaño, organización y nivel deportivo. En los despachos de Anoeta existe la total certeza de que la red de clubes convenidos es el verdadero tesoro del club, lo que le ha dado éxito e identidad a lo largo de la historia. Aunque carísimo, ese sistema ha sido innegociable para todos los presidentes que han dirigido el club blanquiazul en la era profesional.

Además del dinero, el club blanquiazul ofrece soporte logístico y técnico a los equipos convenidos

Además, en el fútbol educativo, al que se refiere el convenio, la Real ha mantenido una posición firme de respeto a las normas establecidas por la Diputación (multideporte, edad límite para competir...), a lo que da máxima trascendencia aunque para sus intereses deportivos preferiría otras reglas. Por ejemplo, la Real renuncia a tener una escuela de fútbol en Zubieta para poder captar en edades más tempranas y, de hecho, aunque realiza en efecto una tarea de captación incorpora a los jugadores en edades más tardías que sus competidores.

En la Diputación, según se desprende de las palabras de Itxaso, también preocupa el cuestionamiento de las normas establecidas. La unidad en el deporte de base y de salud es una de sus atribuciones, por ley. La alta competición, la rivalidad que puede establecerse entre los primeros equipos de Real y Eibar, es un asunto externo al convenio, aunque el club armero lo utilizó como argumento en su escrito.

La Real considera que mantener su condición de cabeza del fútbol guipuzcoano está plenamente justificado -y además es lo que establecen las normas forales- y fuentes del club de Anoeta destacan, por ejemplo, que cuando Merquelanz se lesionó en Ipurua la Real jugaba con ocho guipuzcoanos. Detalles como ese justificarían, según su criterio, su liderazgo del sistema educativo asociado al fútbol, que es lo que rige el convenio al que ahora renuncia el Eibar.

La Federación Guipuzcoana apuesta por llegar a un acuerdo y cree que hay margen para repensar la posición del Eibar dentro del convenio. También la Real está por el entendimiento, aunque constata que las posiciones son distantes.

Reacciones

«No soy partidario de desmembrar el acuerdo», dice Larrea Larrea

El presidente de la Federación Guipuzcoana de Fútbol, Juan Luis Larrea, asegura que necesita «hablar más con el Eibar» para conocer en profundidad los motivos del desmarque del club armero del convenio. «He recibido una carta de la Diputación para mediar».

«No soy partidario de desmembrar el acuerdo, porque estaba bien», pero reconoce que «tenemos casi una dualidad arriba y lo mejor sería estar en sintonía. Ahora todo el dinero va a la Real, que sabe cómo es el reparto concreto».

Considera que «el Eibar algo de razón tiene, aunque también es verdad que los clubes de su entorno, como Mondragón o Aretxabaleta, tienen bastantes quejas, también por el femenino. Todo eso habrá que ponerlo sobre la mesa».

Explica que «en Gipuzkoa siempre se ha canalizado el dinero de la Diputación a través de la Real. Siempre hemos trabajado por que todos los clubes estén en la órbita de la Real y lo hemos conseguido. Lo deseable sería que se pueda reconducir la situación y haya acuerdo».

«Es una falta de lealtad a un proyecto de todos los clubes» Real unión

Al presidente del Real Unión, Ricardo García, que el Eibar se haya descolgado del convenio le parece «una falta de lealtad a un proyecto de todos los clubes guipuzcoanos, que era un ejemplo a seguir. Por historia, masa social y entorno, le corresponde liderar a la Real, esté el Eibar en Primera o en Segunda. La Real lleva años ayudando al Eibar y al Real Unión en todo, económica y deportivamente. No sé los motivos exactos pero había una armonía ejemplar y me parece mal».

«El Eibar tiene ahora otra estructuray es su decisión» elgoibar

El presidente del Elgoibar, Jon Basurto, aclara que «la decisión no nos afecta. El Eibar cuenta con otra estructura y se ve capaz de llevar el club de otra manera. Por nuestra parte no hay ningún problema. Hemos tenido buena relación con ellos hasta ahora, aunque con los clubes cercanos siempre hay algún tira y afloja. En este momento el Eibar juega en otro nivel, quiere montar otras estructuras y me parece lógico. En el tema este con la Real, es su decisión».

«Los modestos, muy contentos con el convenio con la Real» Lengokoak

El presidente del Lengokoak, Alfonso Benito, puntualiza que «los equipos de base-base, modestos, lo único que podemos decir es que estamos muy contentos con el convenio que tenemos firmado con la Real, por toda la ayuda que nos prestan, no solo económica sino técnica. No puedo decir más sobre la decisión del Eibar. Si toma esa decisión será que ha visto otra cosa fuera. Desde luego, esa no es la línea que nosotros seguimos».

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos