La UEFA recibe 200.000 peticiones de entradas en dos semanas para la Eurocopa en San Mamés

Marchena y Guerrero, los embajadores de la Eurocopa nombrados por la Federación, en SanMamés con la mascota de la Euro'20. /EFE
Marchena y Guerrero, los embajadores de la Eurocopa nombrados por la Federación, en SanMamés con la mascota de la Euro'20. / EFE

Las entradas más baratas, de 50 euros, concentran la mayor cantidad de solicitudes

JUANMA MALLO

La UEFA ha recibido 200.000 peticiones de entradas para los cuatro encuentros que se disputarán en Bilbao durante la Eurocopa de 2020, tres partidos de la fase de grupos y uno de la eliminatoria de octavos de final, desde que se abrió el plazo hace dos semanas. La mayoría de los solicitantes desean lograr un asiento en la zona más barata, con un coste de 50 euros, situada en los fondos de La Catedral. A priori, con este número de asientos requeridos casi se asegura el lleno en San Mamés para los cuatro duelos (serían necesarios alrededor de 212.000); sin embargo, la organización que rige el fútbol en el Viejo Continente considera que es necesario triplicar las peticiones para que se agote el papel. ¿Por qué? Por la existencia de 'robots' en Internet que realizan peticiones de manera automática, y también debido a que muchas personas se apuntan a conseguir tíquets pero cuando llega el momento de su adquisición se echa atrás.

Philippe Margraff, director de operaciones comerciales de la UEFA, recalca la necesidad de registrarse para lograr un asiento. «Invitamos a la gente a que soliciten una entrada antes del 12 de julio, cuando acaba el plazo». Se trata de un trámite obligatorio. Desde el 12 de junio hasta dentro de quince días, el aficionado que desee acudir a La Catedral –y a cualquier otro escenario– debe ofrecer sus datos en la web de la UEFA y presentar su solicitud; hasta un máximo de cuatro billetes por encuentro, y como mucho un duelo por día. En el caso de que se produzca una demanda mayor a la de la oferta habrá un sorteo; y si no toca, la organización abre la posibilidad de adquirir un tíquet de mayor precio o de menor, siempre que estos no se hayan agotado. «Lo que queremos es que el aficionado sea lo primero. Nuestro lema es 'Fan First'. De hecho, si más adelante quedan entradas libres –hay otros dos plazos, uno para los hinchas de los equipos clasificados una vez se realice el sorteo (noviembre ), y otro en abril cuando se conozcan todos los participantes– se contactará con esas personas que se hayan registrado para poner a su disposición entradas».

El 3% de las solicitudes

En Bilbao, ya se han recogido 200.000 solicitudes, el 3% de los seis millones de peticiones que se habían efectuado este martes al mediodía (hay 1,5 billetes en esta primera fase de venta). En cabeza, Alemania (Múnich), Inglaterra –Londres acoge la final y las semifinales, lo más demandado–, Rusia (San Petersburgo), Holanda (Amsterdam) y Hungría (Budapest. La mayoría de los registrados en San Mamés se decantan por las entradas más económicas, el 40% de las ofertas, en un rango de precios que se mueve entre los 50, 125 y 185 euros en la fase de grupos, y 75, 145 y 225 euros en la ronda de octavos.

Es cierto, resta un año para que ruede el balón de la Eurocopa 2020, que conmemora el 60 aniversario del torneo. Sin embargo, no se puede esperar a junio para comprar el billete para una competición que, según Margraff, se acerca a los hinchas. «Esta Eurocopa va a la afición, y no al revés. Es una Eurocopa que viaja, y no que los aficionados viajen», señala este alto cargo de la UEFA, que insiste en la necesidad de registrarse y pedir localidades incluso si se duda de que se vaya a acudir al encuentro. En este sentido, la organización habilitará en el futuro un apartado en el portal para que el hincha pueda revender su entrada al precio de adquisición. Y ahí regresa la importancia de apuntarse: se avisará de la disponibilidad de un asiento a la persona que haya dado sus datos.