Lluvia de ilusiones para esta Donosti Cup

Un momento de la ceremonia de inauguración / Donosti Cup

El renovado Anoeta acogió una ceremonia de inauguración del campeonato pasada por agua

ARKAITZ DEL AMO

El buen ambiente que se respira habitualmente en la Donosti Cup y los espectáculos musicales y pirotécnicos resultaron un coctél exitoso en la ceremonia de inauguración del torneo guipuzcoano, que se celebró en el Estadio de Anoeta desde las 20.30 horas de este pasado lunes.

Ni la lluvia que hizo acto de presencia desde la tarde pudo con la ilusión de miles de jóvenes que se sintieron estrellas por un día. Las banderas de medio mundo cogieron el testigo a los colores txuri-urdin que normalmente suelen poblar las gradas de Anoeta.

Los más precavidos utilizaron el paraguas para cubrirse de la intensa lluvia que cayó durante la inauguración. Pero la meteorología fue lo de menos. Minutos antes de que arrancara el acto se vio a centenares de jóvenes bailando, abrazándose, relacionándose con otros jugadores, equipos, culturas. Ahí ha radicado siempre la grandeza de la Donosti Cup, en su valor más allá del terreno de juego. Y en esa línea, la ceremonia que abre el torneo se convierte en el ejemplo perfecto para comprobar la comunión que existe entre todos los participantes.

La música fue el hilo conductor, el nexo de unión entre unos clubes y otros. Las canciones de La Oreja de Van Gogh o Zea Mays levantaron a los presentes de sus asientos al mismo tiempo que una enorme ola recorría el anillo inferior del Estadio de Anoeta.

En cualquier caso, fueron los móviles los grandes protagonistas de los instantes previos. Todo el mundo quiso grabar videos, realizar una instantánea que poder subir a las redes sociales. Demostrar que 'yo estuve allí'.

De nuevo, en Anoeta

La Donosti Cup volvió a casa, tras 'mudarse' en la edición de 2018 a Illunbe por las obras del estadio amaratarra, y el regreso fue para enmarcar. La organización volvió a triunfar con un evento que sigue emocionando a los participantes, pero también a un sinfín de espectadores que llenaron la Grada Este de Anoeta.

Más de 17.000 personas -datos de la organización- se acercaron hasta el renovado estadio amaratarra para vibrar con las actuaciones y el desfile de los equipos. Argumentos suficientes para convertir la velada en una de las noches del verano. Ni el agua que cayó sobre la capital guipuzcoana pudo frenar el ímpetu con el que vivieron la inauguración los miles de jugadores y acompañantes que se sienten como en casa durante esta semana en Donostia.

La ceremonia de inauguración es uno de los eventos destacados para los miles de jugadores que se dan cita es los campos de fútbol de Gipuzkoa, pero también uno de los acontecimientos del verano para Lluvia de ilusiones para esta Donosti Cup. El renovado Anoeta acogió una ceremonia de inauguración del campeonato pasada por agua muchos donostiarras, que aprecian y valoran el trabajo que se realiza durante meses para que todo salga a la perfección

De la mano de Carlos Bengoa, Xabi Pérez e Irati Borda, que dieron dinamismo al acto a través de los micrófonos, la ceremonia avanzó sin grandes contratiempos y cumpliendo el horario establecido.

El ritmo lo pusieron las actuaciones de Club Donosti y Bamboo Dance School, cuyas coreografías encandilaron a los presentes. La música de 'Shallow' interpretada por Lady Gaga y Bradley Cooper fue el inicio de una gran fiesta en el estadio de la capital guipuzcoana.

Resultados

Un desfile variopinto

El momento álgido de la ceremonia volvió a ser el desfile de los equipos. Con la Grada Zabaleta plagada de equipos, los representantes de los clubes y países participantes saltaron al césped de Anoeta con la ilusión propia de unos jóvenes que por momentos se sintieron olímpicos. Nada más grande que representar a tu equipo y tu país de origen en un evento de estas dimensiones.

De Oceanía a Asia, pasando por África, América y Europa. 27 países representados con equipos llegados desde Jerusalén, Gaza o Singapur. Otros desde Australia, Nigeria o Sierra Leona. La Donosti Cup sigue mostrando su atractivo más allá de nuestras fronteras. Es un evento multicolor en el que cada equipo mostró su forma de vivir la fiesta. Unos exteriorizando la alegría, otros al son de la música, otros más tranquilos disfrutando de un momento que quizá no vuelvan a repetir. Mil maneras de entender una ceremonia de inauguración que queda grabada para siempre en el recuerdo de los participantes. También lo hará una lluvia que no pudo empañar el buen ambiente que reinó en todo momento.

Un merecido homenaje

La Donosti Cup quiso rendir tributo al equipo femenino de la Real Sociedad que logró el título de la Copa de la Reina la pasada temporada. Nerea Eizagirre, Mariasun Quiñones, Sara Olaizola, Leire Baños y Ane Etxezarreta pasearon la copa lograda en Granada hace unos meses con la ilusión que mostraron a su regreso de Los Cármenes. El tiempo no pasa para las campeonas del conjunto txuri-urdin.

El baño de masas de las realistas fue el inicio del final de la fiesta. El clásico espectáculo piromusical puso el punto final a una ceremonia de inauguración de la Donosti Cup que volvió a demostrar el buen momento por el que pasa el campeonato guipuzcoano. Cada año se supera y las cifras que mueve no dejan de impresionar.

Luz, sonido y un ambiente incomparable convirtió el regreso a Anoeta en un éxito de organización de un evento que se cerró con un claro mensaje: 'Welcome Donosti Cup'.

Noticias relacionadas