Cuartos | Vuelta

Jaume conduce al Valencia a semifinales

Jugadores del Valencia felicitando a Jaume Domenech./Afp
Jugadores del Valencia felicitando a Jaume Domenech. / Afp

El portero canterano aprendió del maestro Diego Alves y detuvo dos penaltis en la tanda para superar a un heroico Alavés

J. R.Vitoria

Jugó con fuego el Valencia, que sólo reaccionó cuando vio la eliminatoria perdida, pero al final se impuso la lógica y se clasificó para semifinales de la Copa del Rey y dejó con la miel en los labios a un corajudo y heroico Alavés que sólo cedió en los penaltis. Es cierto que los de Marcelino se estrellaron dos veces contra la madera y fueron superiores en la pórroga, pero si mantienen vivo su sueño de lograr su primer título en diez años es gracias al canterano Jaume Doménech, un portero que quizá aprendió del maestro Diego Alves y detuvo dos penas máximas en la tanda a Pedraza y a Hernán Pérez.

Falló también Kondogbia, pero Sobrino se llenó de balón y acabó con las esperanzas del vigente subcampeón. Duelo de enorme desgaste que puede pasar factura en Liga a ambos. El Valencia recibe el sábado nada menos que al Real Madrid y el Alavés, que afronta cada duelo como una final por la permanencia, tiene la fortuna, en medio de la desgracia, de que los puntos del Camp Nou se dan por perdidos casi de antemano.

Lo ajustado del choque de ida (2-1) hizo que ambos equipos se tomaran la vuelta con mucha calma y dejasen todo para un final trepidante, típicamente copero, con cuatro goles en apenas 20 minutos. Hasta que se descosió porque la necesidad obligaba a unos y otros, se vio un duelo muy táctico entre dos fenomenales técnicos asturianos y grandes amigos como Abelardo y Marcelino.

2 Alavés

Sivera, Martín, Laguardia, Rodrigo Ely (Demirovic, min. 84), Duarte, Torres, Pina, Ibai (Hernán Pérez, min. 71), Pedraza, Sobrino y Guidetti (Munir, min. 71).

1 Valencia

Jaume, Montoya, Vezo, Gabriel Paulista (Garay, min. 23), Gayà, Maksimovic (Santi Mina, min. 77), Parejo, Kondogbia, Guedes, Vietto (Rodrigo, min. 58) y Zaza.

Goles
1-0: min. 73, Munir. 1-1: min. 77, Santi Mina. 2-1: min. 86, Sobrino.
Penaltis
1-0, Pina. 1-1, Rodrigo. 1-1, Pedraza, para Jaume. 1-2, Santi Mina. 1-2, Hernán Pérez, para Jaume. 1-2, Kondogbia, para Sivera. 2-2, Munir. 2-3, Gayá. 2-3, Sobrino, a las nubes.
Árbitro
Álvarez Izquierdo (Comité Catalán): Mostró amarilla a Torres, Maksimovic, Vezo, Pedraza, Kondogbia, Munir, Parejo, Guedes, Pina, Duarte y Santi Mina.
Incidencias
Partido de vuelta de cuartos de final de la Copa del Rey, disputado en Mendizorroza ante 19.127 espectadores.

Además de la temprana lesión en la rodilla del central brasileño Gabriel Paulista, que apoyó fatal tras saltar para cabecear un balón de espaldas, y de una clara mano de Garay que el trencilla no consideró penalti, apenas hubo noticias en el anodino primer tiempo. Más intensidad y ambición por parte del 'Glorioso' e inquietante falta de gobierno del Valencia en el centro del campo.

Ni Parejo ni Kondogbia entraron en juego lo que se les exige y, por lo tanto, no pudieron conectar con Vietto y Zaza, bastante descoordinados en sus movimientos. Bien ordenados, los locales lo fiaban casi todo a las acciones de estrategia. La única intervención de un portero fue la parada de Domenech después de que un tiro fallido de Duarte se le complicase al tocar Kondogbia.

Se acentuó el dominio vasco tras el descanso, tanto que hasta el minuto 69 no se acercó el Valencia a Sivera. Eso sí, dispuso de dos grandes ocasiones en apenas un minuto. Primero el portero desvió un tiro de Guedes, magnífico en el control y en el disparo, y después el toque sutil con el interior de Kondogbia se estrelló en el travesaño. Abelardo movió fichas a continuación. Introdujo a la vez a Munir y a Hernán Pérez y el ex del Valencia marcó nada más entrar al ganarle la espalda a Gayà tras un centro muy lejano.

También instantes después de salir, Santi Mina, un suplente que siempre responde como revulsivo, silenció Mendizorroza. Culminó una galopada enorme nacida tras un grave error del Alavés, que perdió el balón tras un saque de banda en campo rival y permitió un contragolpe letal. Cuando los visitantes acariciaban la sufrida clasificación, Sobrino culminó a bocajarro una acción de estrategia fatal defendida. Defendió muy atrás el Valencia una falta muy lejana y recibió el castigo de tener que jugar la prórroga, a la que llegó más fresco.

Rodrigo y Mina tenían al menos una velocidad más que sus defensores y Guedes hacía diabluras. Pero aguantó el 'Glorioso', que incluso reclamó un penalti por derribo a Demirovic en un leve contacto con Gayá. Antes, Rodrigo no marcó porque lo evitaron entre el portero y el larguero. En los penaltis, el protagonismo fue para Jaume.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos