Donosti Cup

Cambio de roles en un exitoso partido entre entrenadores

Buen ambiente en Zubieta en el partido de los entrenadores. /DONOSTI CUP
Buen ambiente en Zubieta en el partido de los entrenadores. / DONOSTI CUP

Patrocinado por Santander, el ya clásico encuentro entre formadores transformó Zubieta en una gran fiesta con 80 participantes

Marcando el ecuador de la Donosti Cup 2019, anteayer se celebró uno de los eventos más esperados de la semana: el partido entre entrenadores. Esta actividad está organizada por Santander, patrocinador oficial de la Donosti Cup2019, y en ella se produce un inusual intercambio de papeles que convierte Zubieta en una gran fiesta gracias a una multitudinaria grada de animación formada por los niños y niñas participantes en el torneo, quienes no quieren perder la oportunidad de ver a sus entrenadores en acción.

Aunque con una participación limitada a un máximo de dos representantes por cada club, sobre el terreno de juego se pudo ver a 80 formadores, tanto hombres como mujeres; una cifra de participantes que demuestra la gran acogida de esta divertidísima actividad ya consolidada en el calendario del torneo.

Un momento «vibrante»

Más allá de quedarse en un simple encuentro amistoso entre compañeros, el partido hizo gala de la filosofía de la Donosti Cup juntando sobre el verde, una vez más, a entrenadores y entrenadoras procedentes de diferentes culturas y nacionalidades.

Uno de los momentos más emotivos del encuentro llegó de la mano de Eduardo Valcárcel, director de las Escuelas de Fútbol de la RFEF. Este donostiarra de nacimiento, que perdió una de sus piernas con apenas dos años, ha luchado de forma incansable por lograr su sueño de ser entrenador y ello lo ha convertido en un ejemplo de superación, sobre todo, para la cantera con la que trabaja. Valcárcel participó en el partido de anteayer y firmó un impresionante gol cuya celebración derivó en invasión del campo y manteo por parte de los niños y niñas. Un emocionante recuerdo que él mismo ha recogido en vídeo en sus redes sociales señalando que «seguramente» se trata de «uno de los momentos más vibrantes que he vivido en mi vida. Aquí en Zubieta, en las instalaciones de la Real Sociedad, el equipo de mi alma y de mi corazón».