Fútbol internacional

Arsène Wenger, del banquillo al estudio de datos

El exentrenador francés Arsène Wenger. /Playermaker
El exentrenador francés Arsène Wenger. / Playermaker

El legendario técnico del Arsenal regresa a sus orígenes como inversor de una compañía israelí que analiza el rendimiento de los jugadores y desea trabajar en España

JOSÉ A. GONZÁLEZMadrid

El francés Arsène Wenger ha pasado del banquillo a los despachos. El legendario entrenador del Arsenal, que hace un año dejó de ser técnico del equipo inglés tras más de dos décadas en el cargo, combina ahora conferencias con nuevos negocios, como son las inversiones en los deportes.

Su formación como economista y su unión con los datos llegaron durante su etapa en el banquillo del Mónaco entre 1987 y 1994. «Trabajamos día y noche para medir el rendimiento de los jugadores. Estábamos 20 años por delante en ese momento. Hicimos algunas buenas mejoras para juzgar a los jugadores, descubrimos algunos jugadores que no eran realmente estrellas y después se convirtieron en buenos jugadores», recuerda Wenger, inversor de Playermaker, una startup (empresa emergente) israelí.

Wenger, de 69 años, ha vuelto a la ciencia de datos, pero unos escalones más arriba. El técnico francés ha regresado por tanto a sus orígenes, al estudio de los datos de los jugadores sobre el césped. La tecnología desarrollada por la compañía en la que trabaja, presentada en la feria Future Sport Israel impulsada por el Instituto de Exportaciones del país, rastrea y analiza el rendimiento técnico, táctico y físico de los futbolistas usando sensores que están montados en sus botas. Un sensor de movimiento que «proporciona soluciones para la identificación y el desarrollo del talento».

Sensores adaptados a las botas.
Sensores adaptados a las botas. / José Antonio González

El dispositivo creado por la startup israelí además es útil para los servicios médicos de los clubes. «Previene lesiones», asegura el responsable de tecnología de Playermaker. «Creo que es algo muy interesante que puede ayudar al deporte y al fútbol», apuntaba el pasado mes de mayo Wenger. «Estamos a la espera de que la FIFA nos dé el visto bueno», asegura el responsable de tecnología de Playermaker, Moran Gad.

Dicho dispositivo rastrea todos los movimientos técnicos, tácticos y biomecánicos, lo que permite a los gerentes y entrenadores conocer mejor el desempeño de sus jugadores y equipos. «Es muy interesante porque tiene un alto nivel de tecnología y porque creo que también puede ayudar a los niños pequeños que están aislados a mejorar», destaca el exentrenador del Arsenal.

El Maccabi de Tel-Aviv fue el primer equipo en adoptar la tecnología de Playermaker en 2017. Más tarde, el pequeño dispositivo dio el salto a Estados Unidos con los equipos de la MLS Philadelphia Union y al fútbol del viejo continente con los ingleses Millwall Wimbledon y Fulham. «Queremos trabajar en España», desea Morgan Gad.