Anoeta vive una noche mágica

Los equipos extranjeros presentes en el desfile fueron grandes protagonistas de la noche junto con los representantes locales./
Los equipos extranjeros presentes en el desfile fueron grandes protagonistas de la noche junto con los representantes locales.

El Oiartzun femenino fue homenajeado por su ascenso a Primera en la brillante ceremonia de inauguración de la Donosti Cup

UNAI LENIZDONOSTIA.

A muchos chavales les habrá costado conciliar el sueño esta pasada noche, y es que no todos los días se pisa un campo de fútbol como el de Anoeta para recibir el cariño y el apoyo de cientos de aficionados. Y eso precisamente les ocurrió ayer a gran parte de los casi 8.000 participantes en la Donosti Cup en una emotiva e intensa ceremonia de inauguración, que sirvió para dejar las rivalidades deportivas de un lado y celebrar unidos la gran fiesta que es el fútbol.

La cita, como viene siendo habitual en años anteriores, arrancó a las diez de la noche con un gran número de personas presentes en las gradas del coliseo txuri urdin. Muchos eventos de diversa índole ha acogido este teatro de los sueños donostiarra, desde grandes conciertos de rock hasta partidos de la Champions League, pero lejos de todo ese boato la ceremonia de inauguración de este torneo internacional sabe mantener intacto ese punto de emoción en las personas que lo viven en primera persona. Sus cifras de participación no paran de crecer año a año, y gran parte de culpa la tienen actos como el de anoche.

MÁS

Música, luz, baile... fueron los ingredientes principales de una ceremonia que se prolongó durante algo más de una hora, y que se cerró con una gran traca de fuegos artificiales. El momento estelar de la velada fue el desfile de todas las delegaciones participantes, con 440 equipos de 26 países de los cinco continentes pisando el anillo de Anoeta, miles de personas que tuvieron la oportunidad de saludar a amigos, familiares y espectadores en general e inmortalizar con cientos de fotos su gran momento. Los espectadores, por su parte, brindaron con una gran ovación la aparición de cada una de las delegaciones.

Dos sorpresas

Dentro del habitual programa que compone la ceremonia de inauguración de la Donosti Cup, en esta ocasión la organización tenía guardados dos ases bajo la manga que hicieron las delicias de todos los presentes.

La primera sorpresa saltó cuando en el verde de Anoeta hizo su aparición Juan Roberto Aguiló, 'Juanro', un chileno que nació sin brazos y que es muy conocido en su país. Este obstáculo no le ha impedido ser una auténtica estrella del fútbol freestyle, como lo demostró ayer con todo tipo de diabluras con el esférico. Por cierto, que esta figura de la modalidad deportiva estará todos los mediodías en la Fan Zone de Anoeta al mediodía, de una a dos. Vale la pena acercarse cualquiera de estos días para disfrutar con sus acrobacias.

La otra sorpresa de la jornada fue el homenaje que la Donosti Cup quiso brindar al Oiartzun femenino, que este año ha logrado la gesta del ascenso a Primera División. El equipo subió al escenario y recogió una placa conmemorativa como reconocimiento a un año para enmarcar.

Saludos y fuegos

Las bailarinas de diferentes escuelas e ikastolas, que llevaron a cabo vistosas coreografías sobre el verde de Anoeta, los saludos en todos los idiomas del torneo y un cuidado y sensacional espectáculo piromusical fueron el resto de ingredientes del menú la pasada noche en el Estadio de Anoeta. Un festín de cinco tenedores y que dará paso de nuevo, a partir de esta misma mañana, al verdadero protagonista de la semana en la Donosti Cup: el fútbol. Hoy toca despertar de este dulce sueño y centrarse en la competición, pero lo que es seguro es que los recuerdos de la pasada noche tardarán en olvidarse.

 

Fotos

Vídeos