Emakumeen Bira

Wiles gana la tercera etapa y Spratt sigue líder

Amanda Spratt mantiene el maillot de líder a falta de la última etapa/Emakumeen Bira
Amanda Spratt mantiene el maillot de líder a falta de la última etapa / Emakumeen Bira

La prueba concluye este sábado con salida y llegada en Oñati

IGOR BARCIASanta Teodosia

Parecía que la Emakumeen Bira era cosa de un equipo y de dos corredoras después de vivir las dos primeras etapas. Pero ha llegado la montaña alavesa y el Mitchelton, Amanda Spratt y Annemiek Van Vleuten se han encontrado con la competencia. El Trek ha pasado este viernes al ataque y en el alto de Santa Teodosia, a 1.051 metros de altitud, han tenido el premio a su valentía con un doblete protagonizado por Tayler Wiles y Elisa Longo Borghini. La estadounidense ha desafiado a la lluvia y al frío con un ataque largo, desde Opakua, a una veintena de kilómetros para la meta, y ha sabido administrar su renta hasta el final. Su compañera, por contra, ha sido la más fuerte del grupo perseguidor y ha llevado al límite en las exigentes rampas de la ermita del Valle de Arana tanto a Van Vleuten, tercera, como a Spratt, quinta.

La australiana ha sido capaz de retener el liderato y afrontará el sábado la etapa reina de Oñati con el maillot blanco, pero ya sabe que las rivales no van a dejar la mínima ocasión para pasar al ataque, y tanto Longo Borghini como Soraya Paladin, cuarta este viernes y ahora segunda en la general, han demostrado que al menos están a la altura de las potentes corredoras del Mitchelton. De hecho, lejos de aclararse las cosas, la subida de de este viernes no ha hecho sino comprimir la clasificación y dejar a cinco corredoras en 18 segundos. Muy poco para la dureza de mañana, con el alto de Asentzio como presunto juez de esta edición.

Dice la tradición que a la ermita de Santa Teodosia, situada sobre el Valle de Arana a 1.051 metros de altitud, vienen los romeros a pedir protección para las enfermedades reumáticas. Este viernes el pelotón de la Emakumeen Bira no ha tenido tiempo para acercarse a la ermita y rogar a la virgen, pero a buen seguro que todas ellas hubieran pedido protección para el durísimo día de frío, agua y viento que han tenido que soportar desde la salida en Murgia, pero sobre todo tras el ascenso a Opakua y de camino a la meta. «Me he quedado congelada en el descenso del puerto, no sabía ni ponerme las gafas de agua, quitármelas, no veía nada...», explicaba Eider Merino mientras una exhausta Mavi García se sostenía a duras penas recostada sobre su bici mientras pedía un lugar para guarecerse. Y como ellas, prácticamente el resto de corredoras del pelotón, que ha llegado al alto totalmente disuelto tras 20 kilómetros finales demoledores dadas las condiciones meteorológicas que han debido de afrontar por tierras alavesas.

12 grados

Pensar en los 25 grados de Iurreta en la primera etapa es trasladarse a otra estación del año. Porque hoy, la salida de Murgia ya avisaba de lo que iban a tener que soportar las corredoras de la Emakumeen Bira. Esos apenas 12 grados no auguraban un buen viaje, máxime cuando había que estar dos veces por encima de los mil metros y superar unos montes que se adivinaban en el horizonte metidos entre las nubes. Aun así, el grupo ha partido rápido y se han producido los primeros cortes, un par de escapadas que han sido abortadas para que Amanda Spratt repitiera el ritual diario, llevarse la bonificación del primer sprint a pesar de los esfuerzos del Movistar, con Mavi García segunda y Sheyla Gutiérrez tercera.

Aprovechando la calma se han movido Nicole Steigenga y Roos Hoogeboom, y poco después Jasinska ha vuelto a poner el maillot del Movistar en fuga. Pero en Opakua las cosas se han puesto ya muy serias. Tayler Wiles ha probado de lejos, ha superado al trío en fuga y se ha ido en solitario. Por detrás, el Movistar ha hecho su apuesta y se ha colocado a bloque para endurecer la llegada a Santa Teodosia, 2.700 metros de longitud y los dos últimos kilómetros a una media del 11%. El esfuerzo en la última rampa ha sido brutal, con viento de frente, y Wiles ha sabido dosificar para llegar en solitario, con 21 segundos de ventaja sobre su compañera Longo, que a su vez ha distanciado en unos metros a Van Vleuten y Paladin, a 25. A Spratt la recta de meta se le ha hecho eterna y ha cedido 31 segundos, mientras la séptima plaza ha sido para Mavi García, que no ha podido rematar el trabajo de su equipo y se ha dejado 50. Y un día más las mejores vascas han sido Ane Santesteban (9ª) y Eider Merino (10ª), a 58 segundos de la ganadora.

La general, más apretada que nunca, deja a Spratt con 5 segundos sobre Soraya Paladin, 12 sobre Elisa Longo, 16 sobre la ganadora Wiles y 18 sobre Van Vreuten. Mavi se queda a 32, y las dos vascas, Santesteban y Merino, cierran el top 10 a 1.05.

Santesteban, «a intentarlo»

La errenteriarra Ane Santesteban (WNT-Rotor) aseguró al final de la etapa que fue una jornada «súper dura. Lo sabíamos antes de salir, pero la meteorología la ha complicado aún más. Antes de la última subida el Movistar ha puesto un ritmo muy alto e iba un poco justa, pero he acabado bien. En la última etapa quiero intentarlo, por las carretereas de Oñati, de Gipuzkoa, donde he competido toda la vida. Sé que será difícil, ante equipos tan fuertes como Movistar y Mitchelton».