Ciclismo

¿Quieres que la Vuelta a España llegue a tu pueblo? Son 100.000

¿Quieres que la Vuelta a España llegue a tu pueblo? Son 100.000

Ser salida o llegada de una gran carrera cuesta dinero, aunque el retorno siempre supera la inversión

GAIZKA LASA

Las retransmisiones de las etapas de las grandes vueltas ciclistas se han convertido en un reclamo turístico para los municipios que dan la bienvenida a la carrera. El despliegue de medios de las televisiones, con helicópteros siempre pendientes de las maravillas geográficas o culturales de cada zona, hace que ver a los ciclistas en la tele sea una ocasión predilecta para conocer mundo. Y también para vender los tesoros de cada cual. Cada vez son más las ciudades y pueblos que buscan ser sede de una salida o final de etapa. De este modo, además de exponerse en un escaparate de lujo, hay muchas posibilidades de que la diputación de turno o la propia carrera financien el asfaltado de alguna carretera que quedaba parcheada.

Pero eso tiene un precio. Y no barato. Las tarifas para organizar salidas y llegadas de etapas superan en la Vuelta a España los 100.000 euros por ciudad y día (muy lejos de los 600.000 del Tour). Hay diputaciones que negocian una etapa completa, con salida y llegada, como la de 2018 entre Getxo y el monte Oiz que le costó a la Diputación de Bizkaia 150.000 euros, o la penúltima de este año, que costará 100.000 euros a la Diputación de Ávila.

Parece caro, pero el potencial promocional es enorme, y compensa. De hecho, muchos municipios repiten. Alcanza un impacto económico para cualquier ciudad que se convierta en punto de partida o meta de la etapa de 600.000 euros diarios, según un estudio económico realizado por Unión hotelera con motivo del paso de la vuelta por Asturias en 2015.

No hace falta ir tan lejos. En la edición que se está disputando estos días, el final de etapa en Los Machucos y la salida al día siguiente le cuesta al gobierno cántabro 130.000 euros. Y por el tríptico asturiano (etapas 14, 15 y 16), que incluye el final en La Cubilla, el Principado paga 200.000 euros.

Con todo, las sedes, hoy por hoy, no llegan a cubrir el 10% de la facturación total de la empresa Unipublic, que desde 2013 tiene como único accionista a ASO, la empresa propietaria del Tour y el Dakar.