«Para la Vuelta me entreno menos que para el Tour y ando más»

Alejandro Valverde, que ve cómo crece su candidatura, corre «tranquilo» y sabe que la cuesta de la Covatilla es el primer gran examen de la prueba

J. Gómez Peña
J. GÓMEZ PEÑAALMADÉN.

A las diez de la mañana, Alejandro Valverde ya aparece con Imanol Erviti y una sonrisa en el hotel Campos de Baeza. A sus 38 años lo ha ganado casi todo y ha subido al podio del Tour, que era su sueño infantil. Desde hace unas temporadas todo es un regalo. «Corro tranquilo». Y eso le hace más letal. Batió por goleada en una llegada ideal para Sagan, que casi nunca perdona. Media hora después de su segundo triunfo en esta edición, le preguntaron el motivo de que rinda más en la Vuelta que en el Tour. Y así respondió: «Es la cabeza».

Lo explicó: «La Vuelta me encanta. Es la carrera en la que empecé a verme como gran ciclista. Veo mi rendimiento en el potenciómetro y me salen más vatios que en el Tour. Y eso que para el Tour me preparo mucho más. Para la Vuelta, en cambio, las semanas previas las dedico a descansar y a entrenarme sin subir casi cuestas. Es la cabeza. Aquí corro más relajado». Es la teoría del rendimiento físico, según Valverde. A él le funciona. Hay que tener su talento para traducirla en éxitos.

Cambio de discurso

LAS FRASESLA COVATILLA «Ahí voy a ver si estoy para pelear por la Vuelta. Y se va a comprobar quiénes son los candidatos de verdad» EL MOMENTO «Estoy tranquilo. Igual no hago nada en lo que resta de Vuelta y tampoco en el Mundial. Voy día a día»

En Málaga, al inicio de esta Vuelta, el murciano se tapó a la sombra de Quintana. Se puso a su servicio. Estas ocho primeras etapas le han destapado. El discurso ha variado. Ya habla en plural: «Aquí estamos para ganar la Vuelta con Nairo o conmigo».

La ronda española, es un traje a medida para él. Molard, que no cuenta para el podio, es el líder con 37 segundos sobre Valverde, 48 sobre Buchmann, 51 sobre Yates y 59 sobre Gallopin. Kwiatkowski está a 1.06, Ion Izagirre a 1.11 y Quintana a 1.14. Cerca rondan Kruijswijk, Mas, Bennett, López, Aru, Urán y De la Cruz. Hoy, la cuesta de la Covatilla pondrá orden en esa tabla. «Ahí voy a ver si estoy para pelear por la Vuelta. Y se va a comprobar quiénes son los candidatos de verdad», anuncia.

Mientras tenga la Vuelta en el visor, no pensará en el Mundial. Allí está el oro que le falta. Ni eso le altera. «Yo no pienso en eso ahora», asegura. «Estoy tranquilo. Igual no hago nada en lo que resta de Vuelta y tampoco en el Mundial. Voy día a día». A su edad y con tanto ganado, le gusta disfrutar del momento. Es su privilegio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos