Posición Altzibar

TXOMIN PERURENA

Los diez primeros de la general, en menos de 50 segundos. Los cinco primeros, dentro de un margen de 20. Y eso que ya hemos pasado la primera etapa de montaña seria. El equilibrio preside de momento esta Vuelta. No porque sus protagonistas vayan sobrados de fuerza -«indarrez gainezka», como le gusta decir el amigo Usabiaga, sino porque van muy justas. Como mucho, emerge la espuma de esas fuerzas.

Simon Yates es líder, pero cedió unos segundos respecto a sus rivales en la llegada a La Covatilla. Un nuevo nombre, Buchmann, entra en la baraja de candidatos. Me llegan noticias de que Superman López tiene marcada la etapa de Andorra. ¿No será mucho esperar? Porque es la del penúltimo día. El ataque de Nairo Quintana sigue en 'stand by', como gusta decir ahora. Quizá el domingo esperaba a que Valverde llegara de atrás para prepararle el sprint o para que cogiera el liderato. Nunca se sabe...

Falta un rematador y no puedo evitar referirme a los ciclistas con los que he coincidido, aunque sea inevitable que me llamen antiguo. Echo de menos a Julio Jiménez, al Tarangu, a Luis Ocaña... También al propio Contador y a Froome. El ciclismo ha ganado en velocidad -no hay más que mirar los promedios de cada etapa-, en preparación, en tecnología... pero me falta algo.

También parece haber progresado en aerodinámica. No hay más que ver cómo descienden Gaintxurizketa, donde en lugar de dar pedales sentado en el sillín, se suben encima del cuadro y a veces hasta dejan de dar pedales. Y eso que llevan un 60x11 en vez del 53x13 de antes. Froome ha creado escuela.

Esa postura me trae a la memoria las bicis que nos quedaban grandes cuando éramos chavales. Estaban sin candar y mientras sus propietarios tomaban unos chiquitos en el barrio oiar-tzuarra de Altzibar, las cogíamos prestadas. Como no llegábamos a los pedales, nos sentábamos sobre el tubo del cuadro. Teníamos que haber patentado aquella posición y llamarle Altzibar. Fuimos pioneros. Por cierto, las bicis no desaparecían. Las devolvíamos, aunque por si acaso salíamos corriendo por si el dueño salía del bar antes de lo previsto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos