Michael 'Rusty' Woods, el rápido 'ladrón' de bicis

Solo dos meses después de perder a su hijo, el canadiense se coronó en la etapa vasca de la Vuelta a España. Tras su exitoso paso por el mundo del atletismo, comenzó a pedalear con la bicicleta que 'tomó prestada' de su padre. Ahora es un escalador de primera

Woods atletismo, Woods vuelta a España
El canadiense Michael Woods dedica a su hijo fallecido la victoria lograda en la etapa vasca de la Vuelta a España. / EFE
Karel López
KAREL LÓPEZ

Woods es un apellido que nos traslada rápidamente al césped de Augusta. Un puño apuntando al cielo en señal de victoria nos recuerda que, allí, en el Masters, años después de que Seve Ballesteros comenzara a escribir su historia y solo tres ediciones después del primer triunfo del guipuzcoano Txema Olazabal, un tal Tiger deleitó al respetable con su victoria, récord del campo incluido, con sus golpes maestros, con su carisma…

Corría el año 1997. Eran otros tiempos; una época en la que otro Woods, menos conocido hasta este miércoles, se divertía jugando con un stick y un par de patines en Canadá. La NHL era su sueño. Pero Michael 'Rusty' Woods era demasiado bajito (actualmente mide 1,75 metros y pesa 64 kilos). El cuerpo no acompañaba a un joven que dejó el hockey para calzarse las zapatillas de clavos y triunfar sobre el tartán hasta que su vida deportiva dio un nuevo giro, un cambio que alcanzó la cima (nunca mejor dicho) en forma de triunfo épico en la etapa vasca de la Vuelta a España (sí, ahora hablamos de ciclismo). El canadiense, bajo la niebla, coronó el miércoles en solitario el Balcón de Bizkaia.

Woods celebra el triunfo en la Vuelta a España.
Woods celebra el triunfo en la Vuelta a España. / AFP

Allí, en las laderas del Oiz, el ciclista del Team EF Education First-Drapac robó el protagonismo a los hombres destinados a ganar la general de la Vuelta, del mismo modo que un buen día hizo con la bicicleta de su padre. Pero es uno de esos 'delitos' que debemos permitir, porque 'Rusty', que sufrió una complicada lesión que le apartó de las pistas de atletismo cuando ya era más que una promesa, alcanzó a los 31 años lo que cualquier ciclista sueña: un triunfo de etapa en una gran ronda (tras tirar al poste varias veces). Años después se ha demostrado que fue un 'robo' perfecto.

Desgracias recientes

Sobre la etapa vasca de la Vuelta a España en la que Woods ganó a sus rivales y a las duras rampas, Valverde recortó distancia a Simon Yates, Marc Soler se situó tercero en la clasificación general, Nairo Quintana se quedó sin fuerzas… está todo contado.

Woods, emocionado tras el esfuerzo.
Woods, emocionado tras el esfuerzo. / AFP

Lo sorprendente es que llegó solo dos meses después de perder a su hijo. Lo desveló tras cruzar la línea de meta. Emocionado, el escalador aseguró que había ganado por su mujer, por su hijo Hunter (no llegó a nacer ya que él y su esposa lo perdieron en la semana 37 del embarazo) y por su suegro, que falleció hace un mes. «Solo pensé en ellos. Pensé en lo duro que ha sido este año y en mi hijo Hunter. Quería ganar por ellos», destacó tras el brillante triunfo.

Pasado atlético

La victoria en la Vuelta ha hecho que durante las últimas horas se haya hablado mucho del ciclista canadiense. También de su pasado como atleta. Woods fue bueno. Muy bueno. Llegó a ser una firme promesa del atletismo canadiense. De hecho, su talento como mediofondista hizo que se convirtiera en el canadiense más rápido en correr en el país la mítica distancia de la milla: 3:57.48 fue su crono. Llegó a conseguir una beca para estudiar en Michigan, donde acabó graduándose.

Woods, en su época como atleta.
Woods, en su época como atleta. / U.M.

Antes de cumplir los 20 años, el ahora ciclista corrió los 1.500 metros en 3:39.37 y los 3.000 en pista cubierta en 7:58.55. También llegó a ganar los 1.500 metros del Panamericano júnior. Para que se hagan una idea, este última temporada solo siete atletas en España han mejorado ese crono en 3.000 y cinco en 1.500.

Pero no todo fue un camino de rosas. De hecho, una sucesión de lesiones tuvo la culpa de que abandonara el atletismo. Tal y como explica en su página web oficial, las fracturas por estrés provocadas por una mala dieta y por el sobreentrenamiento (malas decisiones y orientación, a fin de cuentas), le hicieron tomar la decisión en 2011.

Sus marcas

800:
1:52.95
800 indoor:
1:51.22
1.500:
3:39.37
1.500 indoor:
3:55.71
Milla:
3:57.48
Milla indoor:
3:57.87
3.000:
8:02.58
3.000 indoor:
7.58.55
5.000:
14:14.18

«Todo se derrumbó», confesaba en una entrevista concedida al portal 'Business Insider'. «Tenía 19 o 20 años cuando mi carrera comenzó a caer en picado. Cuando tienes esa edad crees que lo sabes todo, pero no sabes nada».

«Solía robarle la bicicleta a mi padre y salía a correr cuando tenía dolor. Me ayudaba a no sentir el vacío que me dejaba el no poder correr», explica. Tras dejar el atletismo, comenzó a participar en travesías... Y en 2015, tras ver que tenía potencial, llegó a liderar el Tour de Utah, ganando la quinta etapa de la ronda. Tres años después, tras ese afortunado 'robo' a su padre, Michael 'Rusty' Woods ya sabe lo que es ganar una etapa de la Vuelta a España. Ahora es el mejor 'ladrón' de bicis del pelotón y un gran escalador. Lo demostró en el Monte Oiz.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos