Ciclismo

El Tour hace un guiño al Euskadi-Murias

Óscar Rodríguez, camino de su triunfo en La Camperona en la Vuelta a España./PHOTO GOMEZ SPORT
Óscar Rodríguez, camino de su triunfo en La Camperona en la Vuelta a España. / PHOTO GOMEZ SPORT

ASO abre al equipo la puerta de preinscripción a sus principales pruebas | Odriozola es consciente de que es «complicado» correr el próximo año la Grande Boucle, pero no descarta competir en la París-Niza o Dauphiné

Oskar Ortiz de Guinea
OSKAR ORTIZ DE GUINEASAN SEBASTIÁN.

Es solo un gesto, pero síntoma del enorme salto de calidad dado durante la recién concluida temporada por el Euskadi-Murias, que ha visto cómo el Tour de Francia le ha entreabierto sus puertas, lo que ha sembrado de ilusión el futuro de la escuadra vasca.

En realidad, Amaury Sport Organisation (ASO), organizadora de la ronda gala y de buena parte de las mejores carreras del calendario internacional, ha dado vía libre a la formación que dirige Jon Odriozola para inscribirse en sus pruebas. El equipo ha recogido el guante y se ha preinscrito en el Tour de Francia y también en carreras como París-Niza y Dauphiné, que en principio se presentan como un paso más asequible antes de poder acceder a la Grande Boucle, cuyas barreras difícilmente se abrirán el próximo julio.

El propio Odriozola reconoce que «es complicado» estar en la línea de salida en Bruselas el sábado 6 de julio, pero valora el gesto emitido desde París como «otro paso más en el crecimiento del equipo. El Tour nos empieza a tener en cuenta y a valorar y nos da la opción de formalizar la invitación. La solicitud está hecha y estamos en la preselección, sabiendo que será complicado» estar entre los elegidos en 2019. Valora el hecho de que ASO «nos invita a mandar las solicitudes a todas sus carreras», pese a que no tiene intención de acudir al Tour de Omán en febrero o la clásica de Fráncfort en mayo.

Aunque no sea la próxima temporada, el mánager oñatiarra ve «cada vez más cerca» la meta de un camino que inició hace cuatro años, cuando se reunió por primera vez con el director del Tour, Christian Prudhomme, en compañía de Francis Lafargue, responsable de relaciones internacionales del Murias.

El mánager oñatiarra ve «más cerca» su sueño de competir en el julio francés con la formación vasca

Busca un patrocinador que dé aire al equipo, que en 2018 ha logrado un retorno de 70 millones de euros

Ya entonces, el responsable de ASO le transmitió que el ciclismo vasco ha sido «importante» para el Tour de Francia al recordar la era de Euskaltel-Euskadi y la marea naranja en las cunetas, algo que volvió a confirmarle hace casi un mes durante la presentación de la próxima edición de la ronda gala, donde volvieron a estar Odriozola y Lafargue.

Para el equipo vasco, la sintonía con el Tour es un reconocimiento explícito hacia su trayectoria. Odriozola recuerda que en su primer contacto con Prudhomme le aseguró que el equipo pasaría de la categoría Continental a la Continental Profesional, algo que logró la pasada temporada, y también que algún día estaría en la Vuelta a España -prueba bajo el manto del Tour-, requisito que también cumplió en la pasada edición. Lo hizo con una victoria mediática por el modo y el lugar, en la cima de La Camperona gracias al joven escalador navarro Óscar Rodríguez. Días después, Edu Prades cerró el año triunfal con el éxito en la Vuelta a Turquía, otra prueba World Tour y en la que colabora ASO.

Impacto económico

El gran 2018 de Euskadi-Murias se refrenda en un impacto mediático que genera un retorno económico valorado en 31,6 millones de euros solo en el calendario estatal, según calcula la empresa especializada Rebold. Si se añaden otras pruebas internacionales televisadas por Eurosport, la cifra asciende a 70 millones.

El equipo se concentrará en Benidorm del 8 al 14 de enero antes de acudir a la Challenge de Mallorca.

 

Fotos

Vídeos