Decimoséptima etapa

El ataque de Quintana hace más líder a Thomas

Nairo Quintana. /Jeff Pachoud (Afp)
Nairo Quintana. / Jeff Pachoud (Afp)

El galés refuerza sus cedenciales como opción del Sky tras flaquear Chris Froome en el último puerto

COLPISA / AFP

Nairo Quintana, que había advertido que iba a luchar «como un león» en la decisiva decimoséptima etapa del Tour de Francia, se impuso este miércoles en Saint Lary Soulan, ascendiendo de la octava a la quinta plaza en la general, en una jornada que salvó el líder Geraint Thomas y en la que naufragó Chris Froome.

«Es un día que había preparado, que tenía marcado y me ha salido muy bien, como esperaba. Lamentablemente, días atrás no había tenido buenas sensaciones, no había tenido bien el cuerpo y las pérdidas de tiempo habían sido bastante malas para mí», señaló Quintana en la meta.

Además de Quintana, el otro gran ganador de esta etapa reina, de apenas 65 kilómetros y con tres puertos casi seguidos, fue el galés Geraint Thomas, que entró en tercera posición, a 47 segundos del colombiano, y consolidó su maillot amarillo, mientras que el perdedor fue su compañero en el Sky, Chris Froome, descolgado en el último puerto y que ve alejarse un quinto título en el Tour.

«Me sentía bien, incluso he acortado tiempo al final», dijo el galés Thomas, que prefiere no cantar victoria. «En el Tour, todo puede pasar. Hay que ir día a día», dijo con cautela.

Más información

Detrás de Nairo, entró en segunda posición el irlandés Daniel Martin, a 28 segundos, delante de Thomas, mientras que Froome llegó octavo en la meta, a un minuto y 35 segundos de Quintana, y perdió una plaza en la general, pasando a la tercera posición.

El holandés Tom Dumoulin sacó 43 segundos al británico, y es ahora segundo en la general, a 1:59 de Thomas. Froome queda tercero, a 2:31, delante del esloveno Primoz Roglic (a 2:47) y de Quintana, quinto a 3:30, en espera de la última etapa pirenaica, el viernes, y de la contrarreloj individual, el sábado, la gran baza de Dumoulin.

«'G' (el apodo de Geraint Thomas) merece seguir con el maillot amarillo. Espero que lo guarde hasta el final», declaró Froome en una especie de capitulación. «Voy a continuar peleando hasta el final para el equipo y para Geraint», añadió el cuádruple ganador del Tour.

Quintana había advertido antes de la salida que atacaría y afirma que lo seguirá haciendo. «Tengo buen cuerpo para lo que queda de Tour. Seguimos creyendo, necesitamos hacer la carrera rápida y difícil en los días que quedan. La semana tercera nos ha venido bien y esperamos seguir luchando», añadió en la meta.

El colombiano de 28 años atacó al inicio del ascenso del último de los tres puertos en esta condensada etapa de montaña, el Col du Portet, en Saint Lary, de categoría especial, un subida de 16 kilómetros, con un 8,7% de pendiente y a 2.215 metros de altitud. Y fue engullendo a los ciclistas que iban por delante de él, hasta descolgar al polaco Rafal Majka (Bora), a siete kilómetros de la cima. Pero en el grupo perseguidor de nueve ciclistas, además Thomas y Froome, iban tres compañeros suyos del Sky, por lo que el equipo británico sabía que Quintana, que era octavo a cuatro minutos y 23 segundos, no les podría hacer suficiente daño.

Movistar, el equipo de Nairo, había colocado a Alejandro Valverde al principio un grupo de una veintena de escapados, en busca del estonio Tanel Kangert (Astana), que se había fugado en el primer kilómetro, y que aguantó hasta el inicio de la subida al Col du Portet. Valverde, al estar delante, fue alcanzado por Quintana y ayudó al colombiano en la última subida, antes de descolgarse.

Nairo había tenido un susto al inicio de la etapa, cuando tuvo que cambiar dos veces su rueda delantera en el ascenso del primero de los tres puertos de la jornada, Peyragudes, de primera categoría. Pero con la ayuda de Andrey Amador e Imanol Erviti, pudo conectar con el grupo de favoritos, dejando pasar sin atacar el segundo puerto de la jornada, el Col de Val Louron Azet, para esperar a hacerlo en el puerto final.

Quintana, que ha logrado tres veces terminar en el podio en París, logró su segundo triunfo de etapa, cinco años después de su victoria en Semnoz, la víspera la llegada final en París, en su debut en una prueba en que terminó segundo en 2013. El jueves, la decimoctava etapa vuelve al terreno llano entre Trie-sur-Baise y Pau (171 kilómetros), antes de afrontar el viernes los últimos puertos de montaña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos