SAGAN, SIN AMARILLO PERO LEGAL

Ser líder de un equipo no significa que seas el hombre para la general. El campeón del mundo se puso ayer al servicio de sus compañeros

TXOMIN PERURENA

Ver descolgarse al maillot amarillo vacío y sin fuerzas en una contrarreloj por equipos llama la atención. Sin embargo, creo que Peter Sagan tuvo una actuación más que correcta. No merece crítica, sino todo lo contrario. Trabajó hasta la extenuación en favor de compañeros con más opciones para la clasificación general. Le honra. Fue muy legal. Le habría resultado más cómodo reservarse a rueda, no dar a fondo los relevos y llegar junto al resto. El maillot arcoiris, consciente de que su protagonismo en el Tour no va ligado a la general, prefirió ayudar a otros. Todo lo contrario que Fernando Gaviria. Posiblemente, Quick Step perdió la victoria de etapa por el colombiano. Al ceder, provocó que un compañero se quedara con él y una indecisión en el resto. En la línea de meta emplearon siete segundos más que el ganador, BMC. ¿Cuánto se pierde en ese momento de duda? Imposible evaluarlo con absoluta certeza. Pero no hace falta nada para ceder seis o siete segundos en pocos metros.

Una velocidad media de casi 55 km/hora

Volvió a quedar patente la dificultad que entraña una contrarreloj por equipos. Más en un terreno tan sinuoso y con tantos repechos, como aquel en el que Sagan no pudo seguir el ritmo. Las carreteras de la zona de Cholet no dan tregua a los ciclistas. Pese a ello, el BMC recorrió los 35 kilómetros a una velocidad media que rozó los 55 km/hora. Posee una amplia lista de rodadores que se desenvuelven de maravilla en la modalidad. También Sky y Quick Step rodaron a más de 54 km/hora.

Jornada para nivelar la general

La contrarreloj por equipos sirvió para que Froome y Porte, descolgados el primer día por una caída, nivelen la general respecto a buena parte de sus rivales directos, por ejemplo Landa y Valverde. De momento, Dumoulin es el mejor colocado entre los favoritos, si bien albergo serias dudas de su comportamiento en la alta montaña. No lo digo porque venga de disputar el Giro, sino porque le veo limitaciones en los grandes puertos. De momento demuestra que se ha recuperado bien de los esfuerzos.

Los grandes perdedores se llaman Movistar y Quintana

Los grandes perdedores del día fueron Movistar y Nairo Quintana. Por encima de cualquier otro. Un buen resultado para ellos habría sido perder por debajo de los veinte segundos, algo que han conseguido en otras ocasiones. Valverde y Landa desperdician la renta adquirida por la caída de Froome. Y la desventaja del colombiano se va más allá de los dos minutos en solo tres días. Todavía le falta por superar la etapa de los adoquines, el domingo. Hay que pedalear rápido para recuperar ese tiempo en la montaña. Es una pérdida cuanto menos preocupante. Hay quienes comienzan a ver pocas gallinas para tanto gallo. La propia composición del equipo les ha podido restar poderío para esta especialidad. Por contra, dispondrán de más balas en los Alpes y los Pirineos. Eso dice la teoría.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos