Ciclismo

Roglic, reforzado por la Itzulia, destaca en el Tour

Roglic y Froome, ayer. / REUTERS
Roglic y Froome, ayer. / REUTERS

Pone en dificultades a Froome en la llegada al col de Portet, es cuarto en la general y apunta al podio en París

LUCA CORSI SAN SEBASTIÁN.

El pasado 8 de abril, un día después de su victoria absoluta en la Itzulia, Primoz Roglic aprovechó la estancia en Euskal Herria para inspeccionar sobre el terreno la contrarreloj entre Senpere y Ezpeleta, el último gran compromiso del Tour para los aspirantes a la clasificación general. Soñaba con ser protagonista en la ronda gala. Sabía que lo iba a ser.

Reforzado por sus triunfos en la Itzulia y en la Vuelta a Romandía, Roglic lleva de momento un Tour inmaculado. Principal culpable de los aprietos de Froome en los dos últimos kilómetros del col de Portet, es cuarto en la general y apunta a un podio que tiene de momento a 16 segundos. Sabe que la crono de Ezpeleta es fundamental para sus aspiraciones.

Pero no se fía. «He visto en dificultades a Froome en la subida final. Todos somos humanos y tenemos nuestros días buenos y malos. Sin embargo, ojo con Chris. En el Giro demostró que con él en liza las carreras nunca están terminadas hasta que se cruza la última línea de meta».

El esloveno del Lotto Jumbo también habla de sus sensaciones en carrera. «Me satisface ser capaz de estar tan arriba en la clasificación en un puerto de esta entidad. Me sentía fuerte y he intentado aprovecharlo en la medida de mis posibilidades. Estoy satisfecho con el resultado».

A sus 28 años, Roglic mantiene los pies en el suelo. «Es solamente mi segundo Tour de Francia y mi tercera vuelta de tres semanas. Hace falta ser realista».

Conoce palmo a palmo el recorrido de la contrarreloj del sábado, fundamental para los candidatos al podio. Hace tres meses, con el cuerpo todavía dolorido por la caída en la última etapa de la Itzulia, no dejó ningún cabo suelto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos