Ahora le llamo

LUCA CORSIEnviado especial

Desayunamos en una gasolinera. Café au lait y croissant. Mi francés no da para más. Oui. Merci. Compro 'L'Equipe' y me entero de que Deschamps y Thierry Henry son amigos. Entran dos camioneros. Se sientan en la mesa de al lado y empiezan a discutir de Luis Enrique. Van a Bruselas con fruta. A uno no le gusta como seleccionador porque es del Barcelona. El otro dice que aunque no lo admite es del Madrid, lo que, deduzco, hace que se le perdonen todos los pecados. Así me entero de la noticia. Estoy de enviado especial al Tour en una gasolinera en mitad de Francia y todo es fútbol. Aquí y allí.

Otro café au lait, sivuplé. Vuelvo a la mesa y una llamada perdida. Mi jefe. Ha madrugado.¿Qué tienes para hoy? Es la contrarreloj por equipos. ¡Buf!, ya puedes afinar el ingenio que hoy compites con el fútbol. Acuérdate de que la Unión Recreativa empieza a entrenar, el año pasado ascendió (sí, pienso para mí, subió a Tercera. Un exitazo, oiga) y tienes que mandar algo bueno. ¿Una entrevista con Froome vale? Eso no estaría mal. Tranquilo, que ahora le llamo.

Se me atraganta el curasán de mierda éste que me ha puesto el gasolinero con pinta de carnicero uzbeko. Como para decirle algo. Se me cae el café en la cara de Peter Sagan, página 22 de 'L'Equipe'. Hay 21 de fútbol por delante.

Un periodista veterano se acerca y me dice que tranquilo, que eso es tan viejo como el periodismo. Y que aprenda el primer mandamiento del enviado especial: nunca, bajo ningún concepto, leas tu periódico cuando estás fuera. ¿Por qué? Porque lo mejor que te va a pasar es que vas a agarrar un cabreo monumental cuando veas lo que han hecho con tus textos. Y eso, dice, que ahora las cosas han mejorado porque se suele escribir ya en la página que saldrá al día siguiente. En los viejos tiempos, era una escabechina. Y aquí seguimos. Se ríe. Venga, al coche. Vamos a Cholet y vemos una contrarreloj por equipos. Mando una ensalada de números. ¿Y Froome? Fuera de cobertura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos