Tour de Francia

«El líder único es Quintana»

Nairo Quintana pasa ante un mural gigantesco de Bernard Hinault, antes de tomar la salida. / REUTERS
Nairo Quintana pasa ante un mural gigantesco de Bernard Hinault, antes de tomar la salida. / REUTERS

José Luis Arrieta, uno de los directores de Movistar, opina que merece esa condición por «bagaje en el Tour» | El técnico navarro destierra la teoría del triunvirato con Landa y Valverde, pero concede que «la carretera decidirá»

I. I. SAN SEBASTIÁN.

Cuando Eusebio Unzue decidió acudir al Tour con Nairo Quintana, Mikel Landa y Alejandro Valverde, muchos vieron un problema. Con muchas batallas a sus espaldas, el veterano mánager del Movistar zanjó: «La carretera decidirá». Todo transcurría con esa paz provisional hasta ayer, cuando uno de los directores del equipo, José Luis Arrieta, utilizó exactamente esas mismas palabras pero antes dijo que «no tenemos tres líderes. El líder único es Nairo Quintana por su bagaje en el Tour de Francia. A partir de ahí, la carretera decidirá». Para Arrieta, las próximas etapas pueden ser interesantes para su equipo con los finales en Quimper y Muro de Bretaña. «Llegan dos etapas muy bonitas para Alejandro Valverde y luego vendrá el pavés. Hemos reconocido el terreno, pero la presencia de los especialistas lo hará más complicado aún. Es a partir del domingo cuando empezará de nuevo el Tour».

Habrá que ver la incidencia de estas palabras en el equilibrio interno del equipo los próximos días. El que no se inmuta es Valverde, que va a lo suyo y es feliz. Se quita presión: «Hemos salvado bien el día y sin que ni Nairo Quintana ni Mikel Landa se hayan caído». El murciano sigue diciendo que los dos líderes del equipo son ellos.

Susto de Landa

Mikel Landa, que firmó por el Movistar en busca de la libertad de acción que no tenía en el Sky, salvó la jornada pero no se libró de un buen susto, al verse afectado por la última caída. «Ha habido un enganchón a falta de cinco kilómetros y por suerte he podido salvarlo. He tenido que soltar el pie del pedal. Seguimos sin tener un día tranquilo y, por eso, de momento lo único que me planteo es ir día a día e ir salvándolos».

El alavés reconoció que estas circunstancias forman «parte de la carrera», lo mismo que los próximos días en los que tendrán varias etapas muy complicadas antes de afrontar en la segunda semana las primeras jornadas de alta montaña en los Alpes. En cuanto a la mínima diferencia de dos segundos que tiene sobre Froome subraya que «en ese aspecto va bien».

Las palabras de Arrieta, probablemente, no dicen nada que no estuviera más o menos claro, pero la paz de los sobreentendidos había funcionado bastante bien hasta ahora en este inicio del Tour. Las consecuencias de la etapa del domingo en Roubaix serán la primera medida exacta para establecer el escalafón dentro del Movistar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos