Ciclismo

Las laderas del novedoso Portet ya están llenas de aficionados

I. I.

La novedosa llegada al Col du Portet, la continuación de Saint-Lary-Soulan, ya está repleta de aficionados. La valla que limita el acceso a esa carretera, hasta ahora inédita en el Tour, ya está cerrada a la altura del cruce hacia la estación de Pla de Adet, cerca de Espiaube. A partir de ese punto ya no pueden pasar los vehículos y las autocaravanas que no entran en la subida se están colocando en los tres kilómetros que van a Pla de Adet. El aparcamiento de la estación de esquí está repleto.

La presencia de la Gendarmería es visible a todas horas, para evitar que se colapse la subida. Se espera que a lo largo de la mañana de hoy cierren el acceso desde el inicio de la subida, abajo en Saint-Lary.

El acceso al final de la etapa se puede realizar desde el pueblo en el teleférico hasta Pla de Adet. Desde allí, hay un paseo de tres kilómetros llanos a través del bosque con inicio en el remonte de Les Cabanes. Se llega al remonte de Espiaube y de ahí se puede subir hasta la zona de la meta. También se puede optar por la caminata de ocho kilómetros por la ruta que mañana harán los corredores. Un paseo por la carretera confirma que la fama de duro que precede a este puerto está más que justificada.

El Aubisque, reparado

La carretera del Aubisque, seriamente dañada cerca de Gourette hace un mes por las lluvias hasta el punto de que quedó amenzado el paso del Tour, ha sido reparada con éxito.

Todo el puerto se encuentra transitable con normalidad y el viernes podrá pasar la etapa sin ningún problema.

 

Fotos

Vídeos