Ciclismo

Jon Izagirre, ciclista del Bahrain: «Es la primera vez que voy al Tour de líder, pero no me obsesiono con eso»

Jon Izagirre, en un parque de Agurain, donde reside./MIKEL FRAILE
Jon Izagirre, en un parque de Agurain, donde reside. / MIKEL FRAILE

El corredor de Ormaiztegi buscará un buen puesto en la general en la carrera francesa, que comienza el sábado en Dusseldorf

IÑAKI IZQUIERDOSAN SEBASTIÁN.

Jon Izagirre (Bahrain) parte hoy hacia el Tour de Francia, que comienza el sábado en Dusseldorf. El ormaiztegiarra, de 28 años, será el líder de su equipo y sus miras están puestas en la clasificación general. Llega a la salida en buen momento después de la Vuelta a Suiza, motivado para luchar por los puestos de cabeza. Admite que el gran favorito es Chris Froome, pero cree que el recorrido de este año puede abrir la puerta al juego táctico de los equipos y deparar alternativas.

- ¿Cómo se presenta en el Tour de Francia?

- Llego en un buen momento. Terminé bien la Vuelta a Suiza después del día malo que pasé. Fui progresando etapa a etapa, y sobre todo en las jornadas duras de montaña me encontré a gusto. En el Campeonato de España no di el nivel en la contrarreloj del viernes pero el domingo, en la carrera en línea, terminé tercero y a gusto.

«Todas las etapas dan miedo, en cualquier sitio puedes perder mucho tiempo»«Froome es el máximo favorito al triunfo, pero este año pongo a Richie Porte a su altura»«Las etapas de montaña que no acaban en alto pueden abrir espacio para las estrategias»

- ¿Está como quería estar o le ha faltado algo?

- El objetivo era hacer una buena Vuelta a Suiza, que es lo que iba a dar el verdadero nivel al que me encuentro, y estuve con los mejores. Espero que en el Tour se vea reflejado todo ese trabajo.

- Se presenta en la salida como líder de su equipo, Bahrain. ¿Le cambia la perspectiva con la que afronta la carrera?

- De momento, no lo veo de forma distinta. Está claro que me va a tocar enfocar la carrera de otra manera, porque hasta ahora siempre me ha tocado ir al Tour para trabajar en favor de unos líderes. Esa función te permite, en determinados días, descansar un poco, levantar el pie, perder tiempo y limitarte a llegar. Ahora, con otros objetivos, eso es inviable. Hay que estar siempre delante, atento, bien colocado y metido en carrera todos los días.

- Mayor exigencia...

- Más estrés, una dosis extra de tensión. Veremos cómo se presenta la carrera y cómo llevo yo esos elementos.

- ¿Confía en saber gestionar esta nueva situación para usted?

- Si no, no iría. La psicología es importante y hay que ir con ganas y a luchar. No me obsesiono con ello. Veremos dónde me coloca la carrera, cómo responde mi cuerpo y dónde me veo. Si estoy delante en la general habrá que seguir apretando y si no, buscar otros objetivos.

- ¿Su meta, entonces, es la clasificación general?

- Sí. Es la primera vez que voy al Tour a eso y hay que ver cómo responde el cuerpo a esa exigencia.

- ¿Qué puesto significaría que ha cumplido con su objetivo?

- No me marco un puesto fijo. Está claro que si no veo opciones de estar en el top 10 pasaré a buscar otros objetivos, pero no me he fijado una posición concreta. En una carrera de tres semanas pueden suceder muchas cosas y es mejor ir día a día.

- Va al Tour como líder del Bahrain. ¿Se siente respaldado por un buen equipo?

- El Bahrain acude a Francia con dos bloques bien definidos. Por una parte, el de Sonny Colbrelli; y por otro, el mío. Colbrelli tiene a su gente para prepararle los sprints y yo dispongo de otro tipo de compañeros para las etapas de montaña. En la primera semana, el trabajo que haga el equipo para proteger a Sonny será útil para los dos bloques y lo aprovecharemos. Creo que tenemos un equipo compensado.

- ¿Da miedo alguna etapa en particular?

- Todas las etapas dan miedo. En la primera semana habrá tensión, estrés, viento y mucho peligro. El desgaste será enorme. También se producirán muchas caídas y habrá que estar atento por si se rompe el pelotón. En cualquier sitio puedes perder mucho tiempo.

- Esa primera semana tan peligrosa es algo que solo sucede en el Tour de Francia...

- Se acrecienta esa situación. En el Tour siempre hay estrés, es algo especial. El Giro también genera tensión, con finales en pueblos pequeños, repechos o caminos estrechos,. Pero en el Tour todo eso se multiplica.

- ¿El gran favorito es Froome?

- Está claro que hay que considerarle así, por el recorrido y por la regularidad que ha demostrado siempre en el Tour. Sin embargo, yo este año pongo a Richie Porte a su altura. La mejor prueba de ello es lo que ha demostrado en el Dauphiné, donde se vio bien cómo anda.

- ¿Ve alguna otra alternativa al triunfo final?

- A Nairo Quintana, Bardet y Alejandro Valverde no les colocaría lejos en los pronósticos. Y también veo muy bien a Aru. Después de una temporada en la que no ha corrido demasiado, va para arriba. Llega con mucha motivación.

- Mirando al recorrido, ¿dónde puede estar la clave? ¿En las contrarreloj? ¿En los Alpes?

- No hay mucha crono, solo dos y no muy largas. Son el primer día y el penúltimo. Y entre las dos no suman ni 40 kilómetros, pocos para una vuelta de tres semanas. Sí abrirán diferencias, porque esta modalidad siempre lo hace, pero no serán decisivas. En las etapas de montaña hay un cambio de idea. Varias jornadas no acaban en alto, sino después de largas bajadas, lo que puede cambiar un poco los planteamientos tácticos. Se puede ver otro tipo de carrera a la que estamos acostumbrados cuando la etapa termina arriba. Habrá más espacio para las estrategias.

- ¿Sky y Movistar siguen siendo los equipos más fuertes?

- Está claro. Habrá que ver cómo responde el BMC, pero el Sky en el Tour es dominador. Las tres veces que Froome ha llegado a París ha ganado. Dominan tanto la montaña como el llano y son el equipo de referencia.

Más

 

Fotos

Vídeos