GUINDA CON SUSPENSE PARA DUMOULIN

En un segundo de confusión, Froome pasó de estar loco de alegría a la decepción de no ganar la etapa, pero el podio de París le tiene que saber muy bien

TXOMIN PERURENA

Primero parecía que había ganado Froome y luego cambiaron, así que en un segundo de confusión Froome pasó de estar loco de alegría a que lo estuviera Dumoulin y él se quedase con la decepción de no ganar la etapa.

No sé si hubo comunicación con Thomas, pero no debía arriesgar

Hay quien piensa que cuando la televisión dio que Froome había batido a Dumoulin, desde el coche del Sky se lo comunicaron a Thomas para que no forzase y pudiera ganar su compañero. No sé si se emplearon esas palabras, pero lo que sí sé es que no tenía ningún sentido arriesgar. En un momento de la etapa al líder se le fue la rueda trasera y estuvo a punto de caer. Una caída así te puede hacer perder el Tour, así que no tenía ningún sentido que Thomas asumiese peligros. Te caes, te rompes la clavícula y adiós al Tour por una tontería. Me parece rizar el rizo esa interpretación, porque lo único importante era llevar el amarillo a París y era evidente que no podía arriesgar en la bajada final. Recuerdo un Tour que se jugaban Armstrong y Ullrich, y en la crono el alemán salió a por todas bajo la lluvia. En una rotonda se fue al suelo, y al americano le avisaron del incidente. Por supuesto, levantó el pie porque ya no había motivo para arriesgar y terminó la crono fuera de los cinco primeros. Lo lógico.

Hacía tiempo que Roglic no fallaba así y Landa no tuvo el día

Dumoulin era mi favorito para la crono y Froome había sido mi apuesta para la general desde el principio. No pudo ganar la etapa el británico, pero creo que el podio le tiene que saber muy bien. Lo que no recuerdo es cuándo vi a Roglic fallar así en una contrarreloj. Parecía que la etapa iba a ser una lucha por el segundo puesto del podio y no fue así. No tuvo su día el esloveno, que pareció rodar demasiado ligero. Tampoco estuvo bien Mikel Landa. Está la excusa de que lo dio todo la víspera, pero alguien que quiere ganar el Tour tiene que darlo todo todos los días. Si no, no se puede ganar en París. Seguramente, el puesto que ganó le hizo más ilusión a Bardet que lo que lamentó Landa perderlo.

Ambiente euskaldun precioso y eficacia de Etxeondo

La contrarreloj me gustó mucho, el recorrido era exigente y se vivió un ambiente de ciclismo euskaldun precioso. La gente disfrutó de la carrera y animó a los corredores de forma espectacular. Felicito a los amigos de Iparralde por la organización de la etapa. El protagonismo vasco se extendió a una marca de ropa, Etxeondo. La firma de Irura surte al Sunweb de Dumoulin, que se encontró con que no tenía buzo para disputar la crono. Paco Rodrigo y su gente se pusieron manos a la obra y le hicieron llegar uno confeccionado para la ocasión. Es fácil comprender la alegría que sintieron cuando supieron que Dumoulin era el ganador. Fue un premio para el trabajo realizado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos