Tour de Francia

Fraile lidera el valioso botín vasco

Fraile lidera el valioso botín vasco

El ciclista santurtziarra asegura en París que «nunca voy a olvidar este Tour», en el que logró ganar la 14ª etapa que finalizó en Mende

Oskar Ortiz de Guinea
OSKAR ORTIZ DE GUINEA

El bagaje de la participación vasca en el Tour de Francia se resume con un triunfo de etapa por parte de Omar Fraile, la séptima plaza de Mikel Landa en la clasificación general, los lanzamientos al poste de los hermanos Gorka y Ion Izagirre y de Mikel Nieve -los tres en el top 25- y la enorme labor de Jonathan Castroviejo para llevar en las mejores condiciones a sus líderes, Geraint Thomas y Chris Froome, hasta el podio final en los Campos Elíseos.

El santurtziarra Omar Fraile (Astana), vencedor de la decimocuarta etapa con final en el aeródromo de Mende, valoró ayer en París «muy positivamente» su primera participación en el Tour de Francia. Suya es la única victoria estatal en la presente edición.

«Este Tour no se me va a olvidar, ha sido el de mi debut con una victoria y he llegado a París», señaló a Efe el vizcaíno, que en la segunda parte de la prueba no tuvo tantas oportunidades para el brillo personal. «En los Pirineos me tocó trabajar para el equipo, aunque en la etapa del Tourmalet intenté meterme en la fuga, pero no hubo manera».

Tres segundos puestos

Fraile está firmando una temporada de ensueño, con tres triunfos ya tras los logrados antes en la meta de Eibar en la Vuelta al País Vasco y en la Vuelta a Romandía, también en el calendario World Tour. Aún tiene por delante el reto de la Vuelta a España.

Poco faltó para que Fraile no fuera el único vasco ganador de etapa. Ion Izagirre se quedó a las puertas en dos ocasiones, con sendos segundos puestos. En la décima etapa no tuvo opción en Le Grand-Bornand, donde llegó a más de un minuto de un Julian Alaphilippe inmenso.

Más cerca estuvo el menor de la saga de Ormaiztegi en la decimoquinta etapa, cuando se plantó en las calles de Carcassonne junto a Bauke Mollema y Magnus Cort. El holandés no fue rival en el sprint final, donde el danés del Astana impuso su mayor velocidad punta.

Al día siguiente fue su hermano Gorka quien se quedó con la miel en los labios en Bagnères-de-Luchon. Ganó de nuevo Alaphilippe y el guipuzcoano fue segundo a 15 segundos, superando a Adam Yates, Mollema y su compañero Domenico Pozzovivo. El italiano y los dos Izagirre han sido claves para que Bahrain-Merida llegara líder de la clasificación por equipos a la jornada reina con final en Laruns. Al final, les superó el Movistar. La baja de su líder, Vincenzo Nibali, les pesó.

La otra victoria que se escapó lo hizo entre los dedos de Mikel Nieve (Mitchelton). El de Leitza, que ya venció en el Giro de Italia, se quedó a nada de repetir en la cima de La Rosière, donde acabó quinto tras ser superado in extremis por Thomas, Dumoulin, Froome y Caruso.

El otro gran nombre propio es el de Jonathan Castroviejo, inconmensurable al frente del pelotón trabajando para el Sky. En una labor menos vistosa, Imanol Erviti se vació para el Movistar, donde Mikel Landa acusó su caída en Roubaix. Solo cuando tuvo lejos el podio buscó la épica en Laruns el alavés, que se crece cuando va a contrapié.

Cuatro euskaldunes en el top 25, algo solo igualado por Francia

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos