TOUR FRANCIA

TÊTE À TÊTE CON LOUISON

LUCA CORSIEL ENVIADO ESPECIAL

Esta vez, el hotel no se encontraba lejos. Estaba pasando el fin del mundo, a la derecha. Toca madrugón pero esta vez, y sin que sirva de precendente, tenemos un plan.

Vamos a Saint-Méen-le-Grand. Es un pueblito de nada, pero tiene una pequeña joya: el museo de Louison Bobet, que nació aquí. Fue una gran leyenda del ciclismo francés y del Tour, el primero que lo ganó tres veces consecutivas, en los años 50. Es pequeño pero bonito, de esos con estilo moderno. O sea, que te encuentras la palabra interactivo cada dos por tres. Lo cierto es que no hay muchos visitantes y los pocos que hay no tienen pinta de ser genios de las nuevas tecnologías. Gente mayor.

No hay un recorrido, sino que se trata de que cada uno se dé una vuelta como le parezca. Lo más importante son los maillots, entre ellos los tres de ganador del Tour y el de campeón del mundo. Tenacidad, elegancia y clase. Esas serían las caracerísticas que definirían al vecino más ilustre del pueblo, según se lee. Cada salita está presidida por una frase: sentido del esfuerzo, gusto por la excelencia, fervor popular, campeón entre los grandes...

A mí lo que más me gusta es la bici estática que hay en mitad de una sala. Puedes montarte y pedalear frente a una pantalla, como si fueras en carrera. Me pego un calentón de lo más tonto imaginándome que voy en pleno tête à tête con Bobet. 'Allez, Louison', anima el público. ¿Y a mí, qué?

Dejo de hacer el ridículo y me bajo de la bici. Nos vamos a comer. No hay exceso de oferta en Saint-Méen-le-Grand y nos metemos en la pizzería Mevennais. Lo mejor es que está en la plaza del general Patton. «El objetivo de la guerra no es morir por tu país, sino hacer que otro bastardo muera por el suyo». No estamos en Normandía, pero qué buenas son las pelis de la II Guerra Mundial. Hasta las malas.

Salimos de la pizzería con ganas de cruzarnos con el VII Ejército de la Wehrmacht. Nos cruzamos con un gendarme que no nos quiere dejar pasar a la meta. No nos habríamos perdido nada.

 

Fotos

Vídeos