Ciclismo

«He disfrutado muchísimo con mi gente, me han emocionado»

Mikel Landa, con gesto de esfuerzo durante la escapda en la etapa de ayer/AFP
Mikel Landa, con gesto de esfuerzo durante la escapda en la etapa de ayer / AFP

El alavés, que atacó justo donde le animaba su hermano, cree que este Tour le consolida en la élite

JESÚS GOMEZ PEÑALaruns

Nada corre más en las metas que las cámaras y las grabadoras. En una etapa como la de ayer hay protagonistas de sobra. Un racimo de periodistas persigue a Roglic. Otro a Dumoulin. El más numeroso va tras Thomas, el líder. Y también Mikel Landa se ve rodeado. Siempre pide medio minuto para respirar. Hace un gesto, levanta la cabeza y ahí está su sonrisa. Sabe que ha sido protagonista. Y el Tour –lo anuncia la megafonía– le nombra el más combativo de la mejor etapa. Antes de subir al podio, cuenta cómo ha sido esa batalla.

– ¿En qué pensaba mientras subía en fuga el Tourmalet?

– Bufff. Primero en que todo era posible. Cuando hemos cogido dos minutos de ventaja, me he dicho, a ver si vamos a tener el día. Sabía que Andrey Amador se iba a parar por delante para hacerme el trabajo de enlace entre los puertos. Lo que pasa es que no eran cuestas tan, tan duras y el aire pegaba de cara.

– Su arrancada era en busca del podio más que de la etapa.

– Sí. El liderato estaba muy lejos. Recortar cuatro minutos era casi imposible. Pero el podio y la etapa sí que parecían más al alcance. Habría sido muy bonito.

– Ha sido uno de esos días que le motiva, ante su afición.

– Buah. He disfrutado muchísimo con la gente, que estaba loca. Me han emocionado. Y mira, he arrancado en el Soulor justo donde estaba mi hermano con sus amigos. No sabía que andaban por allí. Ha sido casualidad. Les he visto al pasar. Estaban como locos, saltando al verme pasar, ja, ja.

– Había iniciado la fuga antes, a más de cien kilómetros, en el Tourmalet. Como había anunciado.

– Tenía que intentarlo. El equipo ha hecho un gran trabajo para darme esta oportunidad. Lo de Andrey Amador ha sido increíble. Pero por detrás se nos han acercado mucho antes del Aubisque y no hemos podido coronar por delante del grupo de Thomas, Dumoulin y Roglic para tirarnos por la bajada.

– En el descenso Roglic se les ha ido.

– Sí, nos ha cogido unos metros y me he quedado fuera de la disputa de la etapa. Confiaba en que Dumoulin, que iba detrás de Roglic, no perdiera su rueda, pero se le ha ido. Bueno. Cuando he arrancado en el Tourmalet sabía que iba a ser muy complicado llegar. Pero por un momento he pensado que era posible. Y he querido pelear hasta el final.

– Al final no ha sido el Sky el que ha echado abajo su fuga, sino el Lotto-Jumbo, el equipo de Roglic.

– Claro. Es un lástima, pero es normal. Cada uno defiende sus intereses. Siempre aparece alguno que te amarga la fiesta.

– ¿Se queda tranquilo?

– Sí. Ha sido un Tour en el que he tenido de todo, momentos buenos y momentos malos. Todavía no ha acabado. Confío en hacer una buena contrarreloj final. En este Tour he recuperado mi regularidad.

– Ha terminado séptimo, en el tiempo de Thomas, Dumoulin y Froome. ¿Qué sensación le deja?

– Muy buena. Era un día difícil. El aire pegaba de cara y los compañeros de fuga no eran los que uno desea. Pero este Tour me deja un buen sabor de boca. Es la primera vez que vengo a pelear por la general. El año pasado acabé cuarto; no fue de rebote, pero no venía a por ese puesto sino a trabajar para el equipo. Estoy satisfecho de acabar donde voy a a acabar.

– ¿Ha dado un paso adelante?

– Desde luego. Habrá que analizarlo todo cuando acabe la carrera. Pero me he consolidado.

 

Fotos

Vídeos