Los colosos, siempre colosos

Prefiero este quinto o sexto puesto de Landa en la general con su ataque en los Pirineos, en la etapa más bonita del Tour, que el cuarto del año pasado

TXOMIN PERURENA

No me decepcionaron los míticos Aspin, Tourmalet y Aubisque. Tampoco los protagonistas. Quienes presumían que no iba a ocurrir nada se equivocaron. La general no varió mucho pero asistimos, en mi opinión, a la etapa de montaña más bonita de la presente edición. Los colosos, aunque ya no provoquen cribas, continúan siendo colosos. Gorka Izagirre y Mikel Nieve nos hicieron vibrar con su presencia en la fuga que buscaba la victoria de etapa. Y Mikel Landa nos ofreció esa actuación que le demandábamos. Me quedo con su ataque al pie del Tourmalet, a falta de cien kilómetros para la línea de meta. Como antaño. Por un momento fue segundo en la clasificación general virtual. Sky, de todas maneras, no perdió la compostura. Hasta que Gesink completó un trabajo enorme para limar la desventaja. Imagino que lo hizo en defensa del puesto de Roglic más que en busca de una victoria de etapa que fue a parar a manos del esloveno. Prefiero este sexto puesto de Landa con opciones de ser quinto en París más esta cabalgada pirenaica, que el cuarto de 2017. Porque me hizo sentir un ciclismo a la antigua, diferente a este deporte actual de tanto cálculo de esfuerzos.

La victoria de Roglic tuvo sus más y sus menos. Dumoulin subrayó que el ganador de la Itzulia se benefició de la moto de televisión en el descenso del Aubisque para lograr esos metros de diferencia que le permitieron llegar solo. Las imágenes que vimos, desde luego, fueron de frente. Eso significa que alguien bajó delante y bastante cerca de Roglic, salvo que usara algún zoom espectacular. Aparentemente pudo ayudarle a arañar unos segundos preciosos. En ningún caso los jueces pueden penalizar al corredor, sino a la moto de televisión. Me hago una pregunta: ¿quién tiene autoridad para castigar a la Televisión Francesa? Es más fácil castigar a un fotógrafo o a un director de equipo. He conocido expulsiones de carrera para uno o dos días. E incluso para años. Le sucedió a Letona, mecánico del Kas. Tuvo sus más y sus menos con un gendarme, creo que le derribó con el coche y le impusieron un castigo para varias ediciones. No podía ir al Tour.

Es más fácil acertar el ganador del Tour que el de la crono. Ya hay quien da a Roglic como máximo favorito para hoy en Ezpeleta, pero Dumoulin le ha alcanzado cada vez que ha atacado en subida y, si no estoy equivocado, el holandés es el actual campeón del mundo de contrarreloj. Ojo también a Thomas, pletórico. No le descarto, aunque quizá piense más en el liderato. Se puede permitir hasta lo que hizo Bardet el año pasado en Marsella. Ya saben que no me escondo a la hora de los pronósticos. Dumoulin ganará la etapa y apuesto por este orden en el podio: Thomas, Dumoulin y Roglic.

 

Fotos

Vídeos