Cable rojo, cable azul

LUCA CORSI

Los tiempos en los que un fotógrafo entraba en el cuartelillo de los gendarmes en un pueblo en Norte Paso de Calais para preguntarles si tenían teléfono pasaron a la historia, menos si uno está en sala de prensa del Tour, una universidad para un cronista novato.

La asignatura favorita de esta facultad sería historia del periodismo. Entra un señor alto, mayor, con pinta de nórdico y todo el mundo le va a saludar. Es Guy, del 'Télégrame'. En dos minutos responde a los saludos en alemán, inglés, francés y algo que me parece que es neerlandés. A los cinco minutos, la charla se estabiliza en francés, aún la lengua franca del ciclismo. Ya que nadie sabe latín, todos hacemos como si sabemos francés. Y no va del todo mal.

Alguien bromea con él. ¿Guy, dónde tienes la máquina de escribir? Empiezan a contar anécdotas, como la de aquella etapa en Lille, junto a Roubaix, a donde no veo el momento de llegar el domingo. Estoy emocionado. Preguntaron a los gendarmes y los policías, que sí, claro, que el teléfono está ahí. Sin mediar palabra, Guy y su fotógrafo le arrancaron el auricular y soltaron los cables, para pasmo de los dos policías. ¿Pero qué hacen? Tranquilos, que se lo vamos a dejar igual que estaba. Es para mandar las fotos al periódico, que ahí fuera no funcionan las líneas. ¿Cable azul o cable rojo, Guy? Venga, no digas chorradas, que estos se lo van a tomar en serio y llevan pistola. Corta el que sea y pitando. Cuentan que allí estuvieron, dos horas para mandar un par de fotos, dos horas dejando a la Gendarmería sin teléfono y a los guardias rezando para que no pasara nada. Mandaron las fotos y volvieron a montar el teléfono. Hay línea. Muchas gracias, mañana asaltamos la comisaría de Rennes.

Así se funcionaba antes. Ahora, con internet, la banda ancha, el wifi y todo lo demás, no hay problema. Ahora se ven las etapas enteras. Antes no. Los días buenos, los kilómetros finales. Los malos, nada. No estoy seguro de que las crónicas de ahora sean mejores que aquellas transmitidas desde la puerta del calabozo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos