Ciclismo

Bahamontes: «Tendría que tener cuatro o cinco Tours»

Abraham Olano, Marino Lejarreta, Haimar Zubeldia, Jesús Aranzabal, Miguel Mari Lasa, Anton Barrutia y Federico Martín Bahamontes, con Irizar sentado al piano. / USOZ
Abraham Olano, Marino Lejarreta, Haimar Zubeldia, Jesús Aranzabal, Miguel Mari Lasa, Anton Barrutia y Federico Martín Bahamontes, con Irizar sentado al piano. / USOZ

Bahamontes visita Donostia en plena forma a sus 90 años | El 'Águila de Toledo' es uno de los protagonistas del disco 'Pedaleando', del músico oñatiarra Juan Carlos Irizar presentado ayer en el Aquiarium

IÑAKI IZQUIERDO

Federico Martín Bahamontes es el ganador del Tour de Francia vivo más antiguo. Se adjudicó la edición de 1959 y está convencido de que debería haber ganado unos cuantos más. «Tendría que tener cuatro o cinco Tours, en lugar de solo uno. Pero los franceses me hicieron de todo».

El 'Águila de Toledo' repasó ayer su carrera en Donostia en una visita con motivo de la presentación del disco 'Pedaleando', del músico oñatiarra Juan Carlos Irizar, con 25 canciones dedicadas a sus ídolos ciclistas. Entre ellos, claro está, Bahamontes. El toledano apareció en plena forma en el acto que tuvo lugar en el Aquarium.

Con esa forma de contar las cosas que lleva a la España de posguerra, Bahamontes habló de un pasado mejor -«era un ciclismo más puro y más sano»- y de cómo los franceses conspiraban para perjudicar a los extranjeros, no solo a él, «sino también a los suizos Koblet y Kubler».

El toledano reclamó ante un público entusiasta el Tour de 1964, que ganó Anquetil, el de la famosa jornada de descanso en Andorra, la de la fiesta con cordero y champán del campeón francés. «Me enteré -recordó ayer, 54 años después- y me dije 'te voy a amargar la fiesta. Fui con Segú, mi gregario, a hacer 15 kilómetros antes de la salida y solo le pedí que hiciera el primer kilómetro a tope. De salida se subía Envalira. En el kilómetro 3, Aquetil ya se había retirado y se había montado en el segundo coche de su equipo. Subimos todo el puerto, bajamos y, en la carretera general de Toulouse, veo que toda la selección francesa se va para atrás. Me extrañó, así que me retrasé. Y lo vi todo. Anquetil bajó del coche y siguió como si nada».

Ante la mirada de Miguel Mari Lasa, Abraham Olano, Marino Lejarreta, Jesús Aranzabal, Haimar Zubeldia o Anton Barrutia, Bahamontes confirmó que sí, que la leyenda es cierta, que en el Tour de 1956 se paró a comer un helado cuando iba en cabeza. «Iba con Leguilly, Lazaride y un belga. Les dejé subiendo a la Romeyère, en los Alpes. Allí fue donde me fui a por el helado».

«El carácter se va perdiendo»

Aunque a sus 90 años apareció en plena forma, el 'Águila de Toledo' aseguró que su temperamento ya no es el que era. «El carácter se va perdiendo con los años. La vida te lo va bajando. Es lo mismo que provoca el tiempo con los ciclistas, los días de viento y lluvia, que aplacan el ánimo».

Juan Carlos Irizar interpretó al piano varias de las 25 piezas que incluye su disco y entregó a los protagonistas de las canciones las partituras de las mismas. Las familias de Gino Bartali y Marco Pantani enviaron notas de agradecimiento. Y Bahamontes, encantado. Genio y figura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos