Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades
Ciclismo

Un taller sin techo, mil manos amigas

El ciclista leaburuarra contempla un increíble paisaje etíope en una pausa de un entrenamiento. / JON IRISARRI
El ciclista leaburuarra contempla un increíble paisaje etíope en una pausa de un entrenamiento. / JON IRISARRI

Jon Irisarri fue a Etiopía a ayudar y ha vuelto con una mochila llena de valores y humanismo | El ciclista leaburuarra del Caja Rural ha entrenado 12 días junto a Tsgabu Grmay (Mitchelton) en su país, donde le ha pasado de todo, todo bueno

Iñaki Izquierdo
IÑAKI IZQUIERDO TOLOSA.

Jon Irisarri (Caja Rural) acaba de regresar de un viaje a Etiopía. Fue a entrenar a la casa de su amigo Tsgabu Grmay, profesional del Mitchelton, y a ayudar a niños pobres. Ha vuelto con el corazón más grande después de recibir una lección de vida. «Ha sido una experiencia única», reconoce de vuelta en casa después de 12 días en África. «Regresaría sin dudarlo. Poder ayudar -ha colaborado con la ONG Solidarity Cycling Proyect del tolosarra Mikel Gurrutxaga- es una gran satisfacción. La manera en la que afronta la vida aquella gente, que no tiene nada pero siempre está con una sonrisa y dispuesto a echarte una mano con cualquier cosa, es una experiencia personal de gran valor».

 

Fotos