Ciclismo

Jon Odriozola quiere que Euskadi-Murias siga siendo «un equipo con alma»

Los corredores, en su salida al monte de ayer. / EUSKADI-MURIAS
Los corredores, en su salida al monte de ayer. / EUSKADI-MURIAS

Concluye hoy en Irurtzun la concentración de tres días, primera con vistas a la próxima temporada

LUCA CORSI SAN SEBASTIÁN.

Euskadi-Murias ya se ha puesto en marcha. Los veinte corredores de la plantilla, incluidas las cinco incorporaciones, se encuentran desde el viernes en el hotel Plazaola de Irurtzun con el objetivo de poner las bases para 2019. Tras la primera toma de contacto, que incluyó ayer una salida a pie por el monte además de charlas colectivas y reuniones individuales, ciclistas y responsables regresan hoy a casa.

Jon Odriozola, máximo responsable de la escuadra, quiere que Euskadi-Murias siga siendo «un equipo con alma» en su segunda temporada dentro de la categoría continental profesional. «Es el objetivo, seguir en esa línea y que la afición se identifique con nosotros como ha hecho hasta ahora en todas las carreras en las que hemos participado».

El oñatiarra subraya que la escuadra necesita un presupuesto entre seis y siete millones de euros «para ser competitiva» dentro de su categoría y cuando salta a las pruebas World Tour como la Vuelta al País Vasco, la Clásica de Donostia o la Vuelta a España.

De momento no existe ningún compromiso oficial con el Gobierno Vasco para una aportación económica. El equipo está pendiente de que cuajen las negociaciones con algunas firmas que han mostrado interés.

Beñat Intxausti, uno de las cinco fichajes, puede ser una pieza fundamental. La tranquilidad será clave en su puesta a punto. Quieren que «esté lo mejor posible» para la Vuelta.

 

Fotos

Vídeos