Ciclismo

Landa acude al equipo médico del Alavés para tratar de llegar a la Vuelta

Mikel Landa. / DEPORTIVO ALAVÉS
Mikel Landa. / DEPORTIVO ALAVÉS

El escalador de Murgia empleará una máquina antigravitacional que acelera los plazos de recuperación tras este tipo de lesiones

B. BERGARA VITORIA.

Mikel Landa no se rinde. El ciclista del Movistar, que se fracturó una vértebra lumbar como consecuencia de una grave caída en la Clásica de San Sebastián, quiere recuperarse lo antes posible para poder estar en la Vuelta España. Para ello, el corredor utilizará los servicios médicos del Deportivo Alavés.

Tras ser examinado por el doctor Mikel Sánchez, el escalador alavés ha trabajado con el médico del club albiazul Javier Barrio y su equipo, que le apoyarán en su recuperación para intentar llegar a tiempo a disputar la Vuelta a España. «Vitoria es una ciudad pequeña, pero tiene muy buenos profesionales y muy buenos medios para recuperase», destacó Landa en declaraciones publicadas por el club de Mendizorroza en las redes sociales.

«Estar en casa siempre ayuda. En casa todo se cura antes y es muy bueno poder utilizar los servicios e instalaciones del Alavés», remarcó el ciclista de Murgia.

Landa parece ahora más optimista en su empeño por llegar a la salida de la Vuelta a España el sábado 25. El primer diagnóstico fue el más duro para el corredor del Movistar, ya que en las pruebas médicas realizadas en el Hospital Universitario Donostia detectaron una fractura sin desplazamiento de la apófisis espinosa de la vértebra lumbar L1. La apófisis es una prominencia ósea que surge de la parte posterior de las láminas de las vértebras. Este hueso proporciona un área para que se conecten los músculos y los ligamentos. En principio, Landa debería permanecer en descanso hasta que la rotura suelde.

Sin embargo, sus visitas a Mikel Sánchez y al cuerpo técnico del Alavés le han abierto la puerta a la esperanza. El médico de Vitoria dispone en su clínica de una máquina antigravitacional que, quizá, puede acortar los plazos para la recuperación. Si es así y el parón apenas supera la semana de inactividad, Landa podría estar listo el 25 de agosto en la salida de la Vuelta a España, paso previo al Mundial de Innsbruck.

La máquina es utilizada por deportistas que aspiran a mejorar su rendimiento o a acelerar los procesos de rehabilitación tras una lesión. Al rebajar la fuerza de la gravedad, que es la que los mantiene pegados al suelo, se reduce el peso corporal y se facilita la realización de ejercicios. Hay menos contacto entre los músculos y las articulaciones. Eso reduce el dolor y permite iniciar antes los entrenamientos.

Si el plan funciona, Landa podría regresar a los entrenamientos a tiempo de afrontar la Vuelta, una de las citas que tiene en mente el corredor alavés. La otra es el Mundial de Austria, ideal para los escaladores.

El colombiano Egan Bernal, otro gran perjudicado por la caída de la Clásica, tuvo que ser intervenido en dos ocasiones: una para reducir la fractura nasal y la otra para reparar el labio superior.

 

Fotos

Vídeos