Ciclismo

Ineos debuta entre protestas

Manifestantes protestan en la presentación del Ineos, en la salida de la etapa de ayer, en Doncaster. / EFE
Manifestantes protestan en la presentación del Ineos, en la salida de la etapa de ayer, en Doncaster. / EFE

El nuevo Sky se enfrenta en Yorkshire a la oposición de grupos ecologistas

I. I.

El equipo Ineos, sustituto del Sky, debutó ayer con sus nuevos colores en el Tour de Yorkshire y tuvo que soportar las protestas de decenas de manifestantes que protestaban contra la técnica del 'fracking', que consiste en la explotación petrolera por medio de la fracturación hidráulica, lo que puede conllevar seísmos además de ir en contra del medioambiente, a lo que se dedica la firma que patrocina al equipo inglés. En lugar de jugar en casa, el Ineos tuvo un recibimiento hostil en Doncaster, donde arrancó la carrera.

Con Chris Froome al frente, los maillots borgona y negro ya visten al equipo más fuerte del pelotón. Se da por hecho que Ineos aportará más de 40 millones de euros anuales al proyecto. Su propietario es Jim Ratcliffe, uno de los hombres más ricos de Inglaterra.

Pese a que los manifestantes se dejaron ver, su número distó de alcanzar las 15.000 personas que se habían anunciado, lo que permitió al mámager del equipo, Dave Brailsford, sacar pecho. «Tuve que buscarles porque no le veía».

Jesper Asselman (Roompot) ganó la primera etapa en un final muy desordenado al saltar de un grupo de cuatro que iba con unos metros de ventaja para acabar imponiéndose.

Dura caída de Aristi

El Euskadi-Murias se metió en la pelea por la llegada. Cyril Barthe fue séptimo y el bergararra Julen Irizar, 13º. En cambio, Mikel Aristi tuvo que abandonar debido a una fuerte caída. El bergararra se vio envuelto en una montonera y tiene muy dolorida la mano derecha, la misma de la que se fracturó el escafoides la temporada pasada. Hoy viaja de vuelta a casa para someterse a pruebas médicas y determinar la gravedad de la lesión. El parte médico decía que Aristi sufre «traumatismos múltiples en la cadera, en la zona dorsal y en la parrilla costal. Preocupa el golpe en la mano derecha».

El ciclista bergararra, de 25 años, explicaba desde su hotel de Inglaterra que «se han caído delante y no he podido hacer nada para evitarlo. A ver qué tengo, pero ahora mismo tiene mala pinta. Es una faena porque tenía varios objetivos las próximas semanas. Empecé muy bien la temporada, especialmente en la Volta a Cataluña, y ahora había superado un catarro fuerte y me encontraba mejor. La caída del año pasado fue en Plumelec el 27 de mayo, por las mismas fechas que ahora. A ver si se queda en un susto esta vez».

Küng, en Romandía

El suizo Stefan Küng (Groupama), campeón mundial de persecución en pista en 2015, consiguió ayer la victoria en solitario en la segunda etapa del Tour de Romandía. El esloveno Primoz Roglic (Visma) conserva el liderato. Küng fue el superviviente de la fuga del día. El pelotón llegó 59 segundos después encabezado por el irlandés Sam Bennett (Bora). El suizo ya había ganado dos etapas en Romandía (2015 y 2017), con ataques en solitario.