Ciclismo

La Fundación Euskadi confirma su salto de categoría en el pelotón internacional para 2020

Los corredores de la Fundación Euskadi, en la presentación de la actual temporada./ARIZMENDI
Los corredores de la Fundación Euskadi, en la presentación de la actual temporada. / ARIZMENDI

La Unión Ciclista Internacional aceptó el sábado la solicitud del equipo vasco y esta mañana ha confirmado su inscripción en la segunda división que le permitirá correr pruebas como la Itzulia

IGOR BARCIA

«Tras recibir la confirmación de la UCI y tal como hemos informado a los socios, en la temporada 2020 seremos equipo PRO TEAM. En las próximas semanas desvelaremos más detalles sobre los aspectos deportivos y sociales del proyecto». Este escueto mensaje de cuatro líneas encierra un nuevo camino para la Fundación Euskadi, la confirmación del salto de categoría para 2020 que estaba prácticamente cerrado desde que el sábado la Unión Ciclista Internacional dio a conocer los diecisiete equipos que habían cumplido con los requisitos necesarios para participar en la segunda categoría del ciclismo internacional y que estaban en condiciones de recibir la licentia ProTeam –hasta esta temporada categoría Continental Pro–.

Hoy, la Fundación Euskadi ha recibido la confirmación oficial para el salto y abandonar una tercera división muy complicada para sacar adelante un proyecto sólido y con aspiraciones, algo que ahora tendrá más visibilidad puesto que podrá pelear por estar en algunas de las citas importantes del calendario como la Itzulia o la Clásica de San Sebastián, por citar las más cercanas. Desde hace meses había quedado clara la intención del equipo presidido por Mikel Landa de presentar candidatura para ascender de nivel, y tras cumplimentar con los requisitos exigidos por la UCI, la formación naranja ocupará el vacío que dejará a final de año el Euskadi-Murias en la categoría, que anunció el pasado lunes su disolución al no poder lograr medios para seguir creciendo en su proyecto. Para lograr el visto bueno del máximo organismo del ciclismo internacional, la Fundación ha tenido que pagar un canon, presentar contratos de patrocinios y los de al menos diez corredores ya firmados para el próximo curso.

Este ascenso de categoría supondrá que el equipo vasco podrá aspirar a competir en las n, aunque su participación en ellas dependerá más de las invitaciones que cada organización pueda repartir que del rendimiento deportivo que tenga la Fundación. La UCI ha cambiado su composición de divisiones y el sistema de participación en las carreras WorldTeam –hasta ahora WorldTour– para el próximo año 2020, aunque los vascos, en principio, no tendrán problemas para estar en la Itzulia y en la Clásica San Sebastián. En estos casos, además de los equipos WorldTeam, la organización tiene la obligación de invitar a los dos equipos ProTeam mejor clasificados la pasada temporada y la libertad de ofrecer la wildcard a un máximo de cinco escuadras más en el caso de la vuelta por etapas y cuatro en el de la prueba de un día.

Más complicado será estar en la salida de la próxima Vuelta en Utrecht (Países Bajos). En las grandes vueltas de tres semanas –Giro, Tour y la propia ronda española– correrán 22 equipos: todos los WorldTeam, los dos mejores ProTeam y otros dos invitados de la segunda categoría.

También se ha sabido que el nombre del equipo seguirá siendo el de Fundación Euskadi. Pese a que en el anuncio por parte de la UCI el nombre que figuraba era el de Fundación-Orbea, lo cierto es que el equipo naranja seguirá manteniendo su denominación clásica. Esto no cambia la importante apuesta que ha hecho la marca de bicicletas por estar muy visible en este avance del proyecto, siendo pieza fundamental en el crecimiento del mismo. Y lo mismo se puede decir de la firma de ropa Etxeondo, la otra pata sobre la que se ha apoyado Mikel Landa desde que apostó por reflotar la formación naranja.

Tal y como se ha asegurado en el comunicado, en las próximas semanas se hablará de un proyecto deportivo que recluta ciclistas vascos que hasta ahora han competido en el Euskadi-Murias, como es el caso de Mikel Bizkarra o Mikel Iturria, ganador de una etapa en la Vuelta a España.