Ciclismo

Enrique Sanz se desquita y gana la última etapa de la Vuelta a Castilla y León

Enrique Sanz se impone con comodida en la última etapa de la Vuelta a Castilla y León/
Enrique Sanz se impone con comodida en la última etapa de la Vuelta a Castilla y León

Davide Cimolai se ha llevado la general de la Vuelta Ciclista a Castilla y León

EFE

El corredor italiano Davide Cimolai (Israel Cycling Academy) se llevó la XXXXIV edición de la Vuelta Ciclista a Castilla y León, que concluyó con el triunfo de Enrique Sanz (Euskadi Murias) en la tercera y última etapa, entre León y Villafranca del Bierzo.

Sanz, cuyo equipo había reclamado el triunfo en la primera etapa con final en Castrojeriz (Burgos) de Carlos Barbero (Movistar), finalmente sancionado por una maniobra irregular, logró los metros necesarios para entrar en solitario en la meta de la localidad berciana y sumar su cuarto triunfo de la temporada.

La victoria en la clasificación general de David Cimolai supone el tercer triunfo italiano en la ronda castellano y leonesa tras las de Andrea Perón (1996) y Leonardo Piepoli (1999), cuando los corredores transalpinos coparon el podio con Alberto Elli segundo y Giuseppe Guerini tercero.

El control se puso de manifiesto desde las primeras pedaladas, a pesar de los intentos de los más bulliciosos, entre ellos los aspirantes a la general, como el italiano Daniele Bennati (Movistar) para restar segundos en las bonificaciones de metas volantes al líder.

Superado el medio centenar de kilómetros lo intentó una primera primera escapada más numerosa, hasta que otra fuga posterior de seis corredores empezó a poner metros con Ángel Madrazo (Burgos), Sergio Rodríguez (Euskadi), Alexis Guerin (Delko), Francisco Campos (W52), Jokin Aranburu (Euskadi y Rafael Silva (Efapel).

Pero el trabajo de Movistar Team acabó dando fruto a la captura a falta de 48 kilómetros para meta, después de imponer un fuerte ritmo en la subida a Foncebadón, de segunda categoría y Onamio de tercera.

Los más poderosos de la carrera empezaron a tomar posiciones de cara a la llegada y a intentar un último «hachazo» que pudiera ser definitivo, no solo para la etapa, sino para la general, aunque la vigilancia era extrema, con el líder, Davide Cimolai (Israel Cycling) acompañado de Rubén Plaza, Guillaume Boivin y Guy Niv como lugartenientes.

También Movistar estaba absolutamente representado con sus siete corredores en las poco más de treinta unidades que comandaban el pelotón ya a un ritmo frenético camino de la meta en Villafranca del Bierzo.

El primer paso por la llegada, a 15 kilómetros del final definitivo tuvo a dos inesperados aventureros, los corredores españoles del Efapel portugués Marcos Jurado y Antonio Angulo, seguidos de un grupo de otros cinco corredores, dando tiempo al pelotón encabezado por Movistar, aunque instantes después se formó una avanzadilla de los siete escapados.

Las escaramuzas finales se tradujeron en una caída de los corredores de cabeza, entre ellos un Carlos Barbero (Movistar) que no recordará con satisfacción esta edición, y que permitió, tras eludirles, que el navarro Enrique Sanz se impusiera con comodidad al resto del pelotón, pese a que él mismo también hubiera sufrido durante el transcurso de la etapa una caída.