Ciclismo

«La crono de Senpere es técnica y se nos hará dura»

Rafal Majka y Patxi Vila superan el tramo más difícil de la cuesta de Pinodieta. / I.A.
Rafal Majka y Patxi Vila superan el tramo más difícil de la cuesta de Pinodieta. / I.A.

Rafal Majka reconoce el recorrido de la penúltima etapa del Tour |

IÑIGO ARISTIZABAL SENPERE.

Los diseñadores de la contrarreloj final del Tour de Francia debieron quedarse a gusto. Entre Senpere y Ezpeleta hay diez kilómetros, pero el 28 de julio los supervivientes de la ronda francesa deberán completar 31 sobre un recorrido supersinuoso. Subibajas continuos, curvas, cambios de dirección, carreteras estrechas... Será un espectáculo y parte de él quiere ser Rafal Majka, del Bora-Hansgrohe, que esta semana ha estado reconociendo 'in situ' el escenario de la penúltima etapa del Tour junto a su entrenador, el beratarra Patxi Vila .

El polaco venía de 24 días de concentración en altura en Sierra Nevada, donde tras permanecer trece, se fue a correr la Vuelta a Eslovenia y regresó para los últimos once. Patxi Vila le convenció para que se desplazara a examinar el recorrido. Cuenta el preparador que «tuvimos que cuadrar muchas cosas pero pensábamos que era importante ver la crono. Rafal vino en avión a Bilbao, le recogí, dimos vuelta y media en bici y la otra media que nos faltaba en coche, y le llevé de nuevo a Bilbao porque al día siguiente cogía otro vuelo a casa». Mientras tanto, un masajista del equipo se pegó una paliza de más de 900 kilómetros al salir a las cinco de la mañana desde Sierra Nevada para transportar la 'cabra' de Majka.

Cuando ciclista y entrenador se estaban preparando a escasos metros de lo que será la salida, varios lugareños fijaron su vista en ellos. Incluso un señor mayor se acercó para contar unas batallitas, afirmando que él había sido ciclista y que en casa tenía la bici de Eddy Merckx. Seguramente será uno de los miles de espectadores que ese día habrá entre Senpere y Ezpeleta, dos poblaciones en las que ya se siente el Tour con carteles alusivos al evento, decoración en las tiendas e incluso la línea de meta ya pintada.

Patxi Vila conoce el terreno

A diferencia de otros corredores que han venido a ver la crono del Tour y se han visto obligados a echar mano de mapas y GPS, en este caso Patxi Vila guio a su pupilo casi con los ojos cerrados, pues conoce estas carreteras perfectamente de tantas horas de entrenamiento.

Nada más salir llega la primera cuesta, luego los múltiples vericuetos y finalmente la famosa cuesta que lleva al alto de Pinodieta, 900 metros al 10,2% según datos oficiales del Tour y picos del 15%. Desde allí, tres kilómetros de bajada y llano hasta la meta.

Para Majka, «esa subida final es dura, sí, pero en el recorrido hay otras tres o cuatro cuestas que van a hacer daño. Hay que tener en cuenta que estaremos en el final del Tour, por lo que después de veinte días será dura. Pero dura para todos. No es sencilla, sino muy técnica».

El polaco, que renunció el Campeonato de Polonia por la concentración de Sierra Nevada y para preparar lo mejor posible el Tour, considera que «ver el recorrido es importante para quienes tenemos objetivos. De esta manera, ves lo que hay: las curvas, las subidas, las bajadas... Viene bien conocerlo, es bueno para la mentalización».

En las ascensiones tocará apretar los dientes. ¿Entrañan riesgo las bajadas? «La última, a tres de meta, puede ser un poco peligrosa, habrá que estar atentos». En este recorrido tan sinuoso, manejar la bici de contrarreloj será un arte. «No será fácil, pero hay que usar la 'cabra' porque es una crono rápida». Calculan que la media del vencedor rondará los 48 kilómetros por hora.

En cuanto a posibles vencedores, le cuesta mojarse. «Influirá el estado de forma después de veinte días. Quizás mi compañero Bodnar...», quien ya ganó la última crono del pasado Tour. Pero ahí le interrumpe Vila para 'prohibirle' nombrar a su otro pupilo, para no gafarlo.

En la carrera gala, Majka quiere «pasar los diez primeros días y buscar luego un puesto entre los cinco primeros como mínimo. Y de ahí para arriba, lo que venga». Se le ve motivado y centrado. «Estoy en buena forma física, no todavía al cien por cien pero creo que llego como debo al Tour».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos