Ciclismo

Euskadi Murias y Fundación Euskadi, el resurgir del ciclismo

Preparación. El equipo Euskadi-Murias, en su concentración de Benidorm./GOMEZ SPORT
Preparación. El equipo Euskadi-Murias, en su concentración de Benidorm. / GOMEZ SPORT

La Fundación Euskadi debuta como Continental, la tercera categoría, y ambas formaciones coincidirán desde mañana en Mallorca. Algunas de las mejores carreras del mundo esperan al Euskadi-Murias

IÑAKI IZQUIERDOSAN SEBASTIÁN.

Euskadi está en la carretera. Después de una dura travesía del desierto desde la desaparición del Euskaltel en 2013, el ciclismo vasco parece vivir un prometedor resurgimiento. Para llenar el vacío que dejó aquel equipo ha luchado estos últimos años el Euskadi-Murias, que a base de esfuerzo ha competido en la categoría Continental las tres últimas temporadas y a partir de mañana en Mallorca lo hará como Continental Profesional.

Impulsado en solitario por la empresa guipuzcoana (el equipo no cobra nada del Gobierno Vasco por lucir su marca de turismo en los maillots), el equipo dirigido por Jon Odriozola ha competido en las mejores carreras a las que da acceso esa categoría casi invisible. Este año reciben el premio a sus desvelos y ascienden al verdadero profesionalismo. Al mismo tiempo, la Fundación Euskadi sube de aficionados, por lo que en la Challenge de Mallorca (desde mañana al domingo) habrá dos equipos con el nombre Euskadi en su maillot, aunque son dos realidades diferentes.

El Euskadi-Murias es un equipo Continental Profesional, la segunda categoría del ciclismo internacional, por debajo del World Tour. La Fundación Euskadi, por su parte, es un conjunto Continental, la tercera división. Además de cuestiones de estructura, económicas y organizativas, la principal diferencia estriba en que los equipos Continentales Profesionales tienen acceso al calendario World Tour -las mejores carreras del mundo- vía invitaciones. Es lo que permitirá al Murias disputar esta temporada Volta a Catalunya, Vuelta al País Vasco, Clásica de San Sebastián y Vuelta a España. Los equipos Continentales no pueden correr esas pruebas y su calendario se circunscribe a carreras de una categoría menor como, por citar a las más cercanas, Estella, Ordizia o Getxo.

LAS CLAVES

CUARTO AÑO
El Euskadi-Murias sube a Continental-Profesional, la segunda categoría del ciclismo internacional
REGRESO
La Fundación Euskadi pone en liza un equipo Continental, el tercer nivel del pelotón profesional
CIFRAS
Las dos formaciones dan la oportunidad de correr a 32 ciclistas (24 vascos), 20 el Murias y 12 la Fundación

El Euskadi-Murias cuenta con veinte corredores, por los doce que vestirán el maillot de la Fundación Euskadi. El equipo de Jon Odriozola tiene cinco ciclistas guipuzcoanos (Mikel Aristi, Aritz Bagües, Gari Bravo, Julen Irizar y Mikel Iturria) y el de Jorge Azanza, tres (Mikel Alonso, Iker Azkarate y Jon Ander Insausti).

Un proyecto sólido

Aunque el uso del nombre Euskadi por ambas formaciones podría llevar a equívoco, lo cierto es que a día de hoy son dos proyectos muy diferentes. El Murias completa un tránsito sólido hasta el profesionalismo, después de tres años en Continental en los que el equipo ha ido dando pasos adelante a pesar de la precariedad de la categoría. El ascenso supone un incremento espectacular en el presupuesto, que se va hasta los tres millones de euros, modesto en comparación con rivales de la misma categoría como el Cofidis o el Direct Energie.

Jon Odriozola, mánager del equipo, destaca la solidez de un proyecto que se ha fajado en lo más áspero del ciclismo profesional (el sueldo mínimo en Continental Profesional es de 30.855 euros anuales por los apenas 10.000 en Continental), para dar el salto a la élite en una categoría que se amolda bien al tamaño del país. Un proyecto vasco World Tour como el que fue Euskaltel resulta inimaginable. Las instituciones ya no pueden (ni quieren) apoyar proyectos de este tipo y se centran, como salta a la vista, en atraer lo que ellos denominan «eventos», que siempre se pueden justificar por el retorno económico que generan. De ahí el regreso de la Vuelta a España a Bizkaia o la idea de pedir una etapa del Tour, por ejemplo. En los esquemas institucionales ya no entra volver a apoyar equipos profesionales de primera categoría.

La llegada del Euskadi-Murias a Continental Profesional es bien vista por las instituciones deportivas del país, ya que con un presupuesto moderado ofrece una visibilidad alta. La presencia en la Vuelta al País Vasco, la Clásica de San Sebastián y la Vuelta a España hacen muy atractivo el proyecto.

En los despachos oficiales hay, sin embargo, cierta inquietud con la duplicidad del nombre Euskadi. El director de Deportes del Gobierno Vasco, Jon Redondo -que acudió a las presentaciones de los dos equipos- no oculta que cree que «es mejor que haya un proyecto fuerte que dos más débiles». El Murias y la Fundación se sentaron en la misma mesa con el Gobierno pero no salió ningún acuerdo y ambas estructuras trabajan de forma independiente.

Mikel Landa, el relevo

La Fundación Euskadi se incorpora a la categoría que deja el Murias. Lo hace una vez que Mikel Landa tomase el relevo de Miguel Madariaga al frente del equipo. El ciclista alavés preside la Fundación y es uno de sus ganchos principales. El equipo ha jugado sin ningún reparo la baza de presentarse como el sustituto del Euskaltel y trata de trasladar esa imagen a la sociedad, a pesar de que son realidades incomparables y de que aquel equipo, por mucho que creciera el proyecto, es irrepetible.

Con un presupuesto de unos 300.000 euros, que aporta Orbea, es una formación modesta, de doce corredores, casi todos procedentes del campo aficionado. Su principal baza será el mutiloarra Jon Ander Insausti. La marca de bicicletas es la proveedora de los dos conjuntos vascos. Con la Fundación también está la firma de ropa guipuzcoana Etxeondo.

La decisión de Mikel Landa -que curiosamente correrá contra el equipo que preside en Mallorca con el Movistar- de dar el paso adelante de salvar la Fundación ha sido celebrada como se merece por el ciclismo vasco. Una de las grandes escuelas mundiales de este deporte pone a dos equipos en la carretera. 32 corredores en profesionales. Esa es la mejor noticia, la más importante. Que dos equipos lleven Euskadi en el maillot no debería de ser un problema, porque ese nombre es de todos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos