Ciclismo

Bici o estudios, «dilema difícil»

Albert Muela celebra su victoria en el Lehendakari con el maillot que le acredita como el ciclista sub 23 más regular de la temporada. / GRUPO EULEN
Albert Muela celebra su victoria en el Lehendakari con el maillot que le acredita como el ciclista sub 23 más regular de la temporada. / GRUPO EULEN

Albert Muela no sabe si seguir corriendo pese a ganar el Lehendakari Txapelketa para el equipo zarauztarra Grupo Eulen |

IÑAKI IZQUIERDO

Ha ganado el Lehendakari Txapelketa, la clasificación que destaca al ciclista más regular del calendario vasco sub 23. Albert Muela (Girona, 22 años) ha dado ese importante triunfo al equipo zarauztarra Grupo Eulen después de las 15 pruebas que componen la competición, pero pese al éxito no sabe si seguirá corriendo la próxima temporada, en un caso más que demuestra lo complicado que está para los jóvenes dar el salto al campo profesional.

Muela, que ha vivido toda la temporada en Zarautz, explica que «de momento no me ha salido nada para ser profesional y estoy valorando si seguir en la carretera, o centrarme en los estudios y ponerme a trabajar. He terminado mecánica y voy a empezar robótica. Es un dilema difícil. Tienes que pensar qué es lo mejor para ti».

Si algo caracteriza a todos los ciclistas es el amor por su deporte y Muela no es una excepción. «Es duro plantearte la vida sin la bici, pero hay que pensar y valorar las cosas».

El corredor catalán está satisfecho con su año en el Grupo Eulen, al que llegó de su experiencia como profesional en el equipo Continental de Sean Kelly. «Me han tratado muy bien. Al principio no conocía el equipo, pero hemos formado un buen bloque y he ayudado al equipo a crecer. Desde el principio me plantearon que tanto el Lehendakari como el Euskaldun eran importantes para el equipo, al ser vasco, y nos centramos en eso».

«Premio a la regularidad»

Albert Muela está «contento con una temporada que se ha hecho larga. Ganar el Lehendakari es un premio a la regularidad, a estar siempre delante disputando las carreras. Es vedad que me ha faltado ganar una, pero he disputado todas, y hemos estado activos y participativos».

Las 15 pruebas del calendario del Lehendakari, más el resto de la temporada, son un lujo pero se hacen exigentes a los corredores. «Es largo, y hay días buenos y malos. Para ganar la general final se trata de minimizar en lo posible los malos. El peor momento para mí fue el inicio de temporada, con el mal tiempo, el frío y la lluvia. Me costó acostumbrarme. El clima es muy diferente al de Girona».

Ahora ya ha vuelto a casa y es el momento de pensar en el futuro. Y hace una reflexión. «Empecé tarde en el ciclismo (era futbolista). En categoría sub 23. Llevo pocos años en la bici y ahora veo que he desaprovechado años. Cuando ves que puedes hacerlo bien en el ciclismo ya se te acaban los años sub 23, y a partir de ahí todo se complica mucho más para pasar a profesionales. Pienso que si hubiera empezado antes y hubiera tenido ayudas... No me arrepiento de lo que he hecho, pero es verdad que me habría gustado empezar antes en el ciclismo».

Muela gana el Lehendakari pese a ser tercero en la suma de puntos tras Kiko Galván (Lizarte) y Xavier Cañellas (Caja Rural), pero estos no disputaron el mínimo del 80% de las pruebas, requisito indispensable para sumar en la general final. El ciclista catalán sabe que no tendrá fácil encontrar un hueco en la categoría superior. «La esperanza siempre está ahí, pero hay que ser realista. Muchos equipos ya han cerrado sus plantillas y es difícil pasar. Alguno todavía no está al completo, pero está complicado dar el salto».

Por si su victoria en el Lehendakari no fuera suficiente aval, Muela se define en un autorretrato: «Soy un corredor de equipo, sobre todo escalador. Un ciclista que hace todo lo que le manda el equipo. A veces es difícil rematar cuando se llega en grupos de 20 o 25, como son la mayoría de las carreras de aquí».

Mientras deshoja la margarita, Muela tiene el teléfono abierto.

 

Fotos

Vídeos