Ciclismo

Jon Agirre (Baqué) afronta la aventura del Tour del Porvenir

El azpeitiarra es el único guipuzcoano que corre a partir de mañana la prestigiosa prueba gala, donde espera lucir su cualidad de escalador

J. L.SAN SEBASTIÁN.

«Me han dado esta oportunidad y quiero disfrutar de ella». Jon Agirre es el único guipuzcoano participante en el Tour del Porvenir, que arranca mañana en Marmande. Salió ayer de casa junto a sus compañeros de selección: el vizcaíno Iñigo Elosegi (Lizarte), el alavés Oier Lazkano (Caja Rural-RGA amateur), el navarro Urko Berrade (Euskadi-Murias), el balear Xavier Cañellas (Caja Rural-RGA profesional) y el manchego José Félix Parra (Lizarte). Agirre, que cumple su segunda temporada en las filas del equipo Baqué -cumplirá 22 años en septiembre-, se define como «escalador. Me gustan la montaña y los puertos largos, de esos que no abundan en nuestras carreras. Soy un corredor ligero. Peso 52-53 kilos». En el Tour del Porvenir encontrará terreno abonado para sus cualidades. «La carrera tiene diez etapas y acabará el domingo 25 en Tignes, el puerto que no pudieron subir en el Tour porque cayó aquella granizada cuando Egan Bernal iba por delante».

De todas maneras, el ciclista del Baqué es consciente del nivel y de las dificultades que encontrará a lo largo de las dos próximas semanas: «Compiten selecciones de todo el mundo. Hay gente muy buena en el pelotón. Las victorias de etapa estarán caras, lo mismo que la general. Veremos sobre la marcha». Viene de cubrir un 2019 interesante en el que ha ganado una carrera, la de Ereño. «Siempre resulta difícil vencer, y más para un corredor como yo porque no soy rápido. Sin embargo, he sido muy regular y me he visto adelante en muchas pruebas. Me quedo con eso». El Tour del Porvenir supone un excelente escaparate para atraer las miradas de los equipos profesionales.

Asegura sentirse «azpeitiarra, aunque resido en Zestoa». Su aita, llamado también Jon, fue un destacado piloto de rallys del que su hijo ha heredado la afición a la velocidad, pero no encima de las cuatro ruedas. En su caso, bastan dos. Su aitona, Joxe Agirre 'Oranda', recorrió la mayoría de las plazas de Euskal Herria como bertsolari. «Yo no canto bertsos», sonríe. «Tengo un primo, Jon Ander Iriondo Agirre, que sí lo hace. En mi caso, prefiero pedalear».