Este contenido es exclusivo para suscriptores

¿Quieres una experiencia sin límites y con servicios exclusivos?

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoApp para smartphone y tabletContenido extraNewsletters exclusivasClub del suscriptor
Baloncesto

Un genio llamado Luka Doncic

Doncic fue elegido en el número tres del Draft de la NBA por los Atlanta Hawks. /
Doncic fue elegido en el número tres del Draft de la NBA por los Atlanta Hawks.

El jugador esloveno da el salto a la NBA, donde espera seguir derribando fronteras

Raúl Melero
RAÚL MELERO

Luka Doncic mide 2,03 aproximadamente cuando va calzado con sus zapatillas. Tiene 19 años. Es esloveno y, a pesar de su juventud, está acostumbrado a que los focos le apunten. Y más ahora cuando ha entrado en este gran circo-business que se llama NBA y cuya repercusión es mundial.

Luka Doncic abandona el Real Madrid después de estar desde los 13 años en el club blanco. Debutó con un triple, en abril de 2015 ante el Unicaja y se fue con otro triple, a una pierna, 3 años después ante el Baskonia en un final de Liga. Ahora ha emprendido una carrera que para muchos puede ser prolífica. Doncic, como todo en esta vida, tiene aduladores y detractores a pares. Para los primeros dejará atrás lo conseguido por Petrovic, Kukoc, Gasol, Parker y otros europeos que decidieron cruzar el charco. Para los otros, su físico es insuficiente para competir con los grandes jugadores de la mejor liga del mundo y se quedará en un bluff. Solo el tiempo dará y quitará razones a unos y otros.

Doncic fue elegido en el número tres del draft por los Hawks de Atlanta pero sus derechos pasaron al poder de Dallas. Con lo que el todoterreno esloveno, porque por ahora no está definido en qué puesto jugará, estará a las órdenes de Rick Carlisle y compartirá cancha con Dirk Nowitzki, el pétreo alero alemán, único europeo que ha sido MVP de la temporada y que da sus últimos coletazos en la franquicia texana donde es toda una leyenda. Su dorsal 41 será retirado a todas luces cuando ponga punto y final a su carrera. «Lo que ha demostrado en Europa con el Real Madrid no deja ninguna duda que estamos ante un gran jugador al que a partir de ahora tendrá por delante la oportunidad de llegar muy lejos también dentro de la NBA», subrayó Nowitzki tras conocer que el balcánico iba a ser su compañero de vestuario. «Es el jugador que puede colocar a nuestro equipo en el siguiente escalón de la elite». Sin duda que será reconfortante para Doncic oír hablar así al jugador más respetado del equipo. Además del teutón, el base Dennis Smith, un 'playmaker' con un físico privilegiado que le va a dar el contrapunto a lo que, quizá, más le vaya a costar al esloveno. Además de Nowitzki está Harrison Barnes, ex de los Warriors, y lo que le faltaría a la franquicia de Dallas sería encontrar un hombre alto de garantías para pelear con todas las de la ley ante los grandes monstruos del Oeste.

Todos los futuros cracks de la NBA posan juntos.
Todos los futuros cracks de la NBA posan juntos.

Obviamente, todas las referencias desde Dallas son excelentes sobre la figura del joven jugador europeo. No es para menos. Nadie elige a un jugador en el draft y no lo pone por las nubes. Ahora bien, el llamado 'Wonder boy' que debutara en el año 2015 con apenas 15 años en la ACB y que lo ha ganado todo, tanto individualmente como con el Real Madrid, en el viejo continente, está a las puertas de dar un enorme salto. El talento que tiene en las manos está fuera de toda duda. Su ventaja respecto a los jugadores que saltan de universidad es que su conocimiento del juego es mucho mejor y se ha curtido en una competición más exigente. Tanto la Liga Endesa, como la Euroliga y con la selección eslovena. Acostumbrado a la presión por ganar con títulos en juego, lo que va a cambiar será lo que tenga enfrente. Tipos más rápidos, que saltan más, que no fallam desde larga distancia, rocas que ponen bloqueos infranqueables… todo eso que se llama NBA. Es decir, los mejores jugadores del mundo.

Es una incógnita qué tiene preparado Carlisle para el esloveno. ¿Subirá la bola? ¿Le hará jugar al dos? ¿En defensa cogerá al 'cuatro' rival? Bendita versatilidad. El tiro, el control del balón y la capacidad de castigar al defensor según sus debilidades serán los puntos fuertes de Doncic. Ahora bien, es posible que sea defendido por Lebron James. O Durant. O Westbrook. Aquí vienen las palabras mayores. Muchos scouts NBA le han comparado, o por lo menos les hace recordar a Ben Simmons, recientemente nombrado rookie de esta pasada temporada. Sí que hay similitudes con el jugador de los Sixers, aunque éste es más alto (2,08) y su rango de tiro es peor que el de Doncic. Por ahora no tiene amenaza desde el triple.

Doncic posa con la camiseta de Dallas Mavericks, el equipo que posee sus derechos.
Doncic posa con la camiseta de Dallas Mavericks, el equipo que posee sus derechos.

Doncic se ha colado en medio de una generación que se caracteriza por los hombres altos. Son tipos que rozan o superan los 2,10 y que pueden hacer de todo sobre la pista. Desde pasar el codo por encima del aro sin aparente dificultad a meter un tiro abierto. El baloncesto total está aquí. Deandre Ayton se coló en el número 1. La bestia le llaman. Para que vean. Marvin Bagley, un ala pívot procedente de la prestigiosa Duke en el 2. Jaren Jackson, otro interior en el 4 y Mo Bamba en el 6. Todos ellos juegan cerca del aro. Los únicos exteriores han sido Doncic y Trae Young, que se va a Atlanta y que dicen que es un clon de Stephen Curry. Tira y mete, que es lo más importante, desde nueve metros con aparente facilidad.

Doncic llega a un equipo en reconstrucción que juega en la terrible conferencia Oeste y que se deberá ir ganando el respeto de la Liga a medida que pasen los partidos y acumule logros. A otros jugadores que dieron el salto y se les acusó de no tener físico (Pau Gasol o Kristaps Porzingis, por ejemplo), el talento que tienen en las manos y cómo fluye el baloncesto en su cabezo les ha hecho ser casi estrellas. En eso estará Doncic. Por ahora un genio. Se verá si va a más.

Contenido Patrocinado

Fotos